POR BenDaniels

Con la música a otra parte

CONTRADICCIÓN

La falta de reconocimiento por parte de Rodríguez Saá a los bomberos voluntarios y sus tareas. El veto a la ley que les permitía acceder a los beneficios de DOSEP, entre otras ayudas. La inclusión de los músicos en la obra social de la provincia y las contradicciones del gobernador.

En Villa Mercedes, Rodríguez Saá trató de "patoteros" a los bomberos voluntarios

Todos sabemos la importancia de los músicos y su arte en diferentes momentos de nuestras vidas. Nos han acompañado durante la niñez, en nuestros juegos infantiles, en la adolescencia, cuando comenzábamos a inclinarnos por diversos géneros musicales. Han salvado matrimonios, han concretado noviazgos y parejas y han estado presentes en otras tantas situaciones cotidianas. Prácticamente han musicalizado nuestras vidas y muchos de ellos lo siguen haciendo, nadie lo puede negar. Pero podemos decir con seguridad que casi no existen antecedentes de que hayan apagado incendios y salvado vidas.

Y en este caso, y sin menospreciar la labor que realizan los músicos, hacemos un punto de comparación con los bomberos voluntarios, quienes desempeñan sus tareas diarias, en pos de salvar vidas y desarrollando riesgosas tareas, siempre al servicio de la comunidad, sea en el momento que sea. Sin embargo, Alberto Rodríguez Saá no sabe diferenciar estas cuestiones. O mira para otro lado.

Cinco días después de asumir como gobernador de San Luis, Rodríguez Saá vetó la Ley que otorgaba una serie de beneficios sociales a los bomberos voluntarios de la provincia. Dicha ley había sido sancionada en noviembre de 2015 y se basó en un proyecto de la Federación Sanluiseña de Bomberos Voluntarios. Entre los diversos beneficios, se otorgaba el acceso de los integrantes de los cuerpos activos de las instituciones de Bomberos Voluntarios de la Provincia a “la cobertura médico-asistencial de la Provincia DOSEP junto a su grupo familiar directo, en carácter de voluntario siempre que no contare con obra social”.

Este fue uno de los motivos que motivó a Rodríguez Saá a vetar la ley, ya que consideraba que la obra social DOSEP tendría pérdidas en este sentido. Luego de eso, los bomberos voluntarios lucharon para impedir que se dejara sin efecto la ley. Incluso impulsaron un proyecto para que la Cámara de Diputados rechazara ese veto. Sin embargo, no hubo acompañamiento de los diputados de Compromiso Federal y seis diputados del Frente para la Victoria. Los bomberos intentaron mantener un diálogo y encuentro con el gobernador luego de una actividad en la Casa de la Música de Villa Mercedes. No tuvieron suerte y Rodríguez Saá hasta los trató de “patoteros”.

Es más, para contrarrestar el accionar de quienes luchan contra el fuego, el Ejecutivo provincial envió cartas documento a los presidentes de asociaciones de bomberos voluntarios del territorio sanluiseño, solicitando que en “el plazo perentorio de 24 horas informe si los integrantes de la Asociación de Bomberos Voluntarios que usted preside, participaron de dichos actos y de ser así, informe el nombre de los participantes responsables”. Una actitud desacertada del gobierno de Rodríguez Saá en plena democracia.

En todo ese marco de negativa y rechazo a los beneficios que podían obtener los bomberos voluntarios de San Luis, Rodríguez Saá anunció que los músicos de la provincia sí podían acceder a los beneficios de DOSEP, realizando antes un registro de artistas. La semana pasada, desde DOSEP, brindaron detalles sobre la documentación a presentar por aquellos músicos que hayan completado la preinscripción en término.

En este sentido, los músicos que figuren en carácter de titulares deben presentar: certificación de desempeño en la profesión, expedido por Casa de la Música; fotocopia de DNI (ambos lados); foto carnet 4×4. Para completar el grupo familiar: fotocopia de DNI de los adherentes (ambos lados); certificación negativa de ANSES; acta de matrimonio o acta de unión convivencial (actualizada); acta de nacimiento de los hijos (actualizada); foto carnet 4×4 (en niños sólo mayores de 8 años).

Todo marcha de acuerdo a los deseos de Rodríguez Saá de otorgar los beneficios de la obra social DOSEP a los músicos y dejar fuera de este ámbito a los bomberos voluntarios de la provincia, quienes ya tenían una ley aprobada con respecto a este acceso, entre otros beneficios.

Como dijimos anteriormente y remarcamos, los músicos con su arte forman parte de nuestras vidas y no tenemos nada contra ellos, pero los bomberos voluntarios, en este contexto, también tienen el derecho de formar parte de una serie de beneficios por parte del estado provincial. La sociedad siempre reconoce la labor de los bomberos, de alguna u otra manera. Sin embargo, Rodríguez Saá, no sabe hacerlo. O, simplemente, no quiere.