POR DiegoMasci

Matrimonio y Algo Mas

¿Una mansión que paga impuestos como una casa de barrio?

¿Una casa de $75.000.000 paga $250 mensuales de catastro provinciales?

El 30 de abril de 2004 está guardado en las efemérides de la provincia de San Luis como el día que se desplegó una violenta represión policial en la ciudad de San Luis contra opositores de la primera gestión de Alberto Rodríguez Saá. Por la madrugada, la represión se desató en las escalinatas de la legislatura provincial contra los docentes que reclamaban su estatuto, por la noche, una cacería que comenzó en la Plaza Independencia y se extendió por las calles de la capital puntana, forman parte de la memoria colectiva.

Mientras en la capital puntana el clima era de violenta tensión, en la Cámara de Diputados de la Nación, en el despacho del diputado nacional Adolfo Rodríguez Saá se respiraba otro tipo de tensión, más cercana a cupido que a los gases lacrimógenos y balas de gomas de las calles puntanas.

Quien había sido cinco veces gobernador de la provincia de San Luis, presidente interino de la nación y fallido candidato a presidente en 2003, a sus 55 años de edad empleaba formalmente como empleada de la Cámara de Diputados de la Nación a una joven oriunda de Mendoza de solo 28 años. Gisela Vartalitis.

La relación comenzó en los despachos de la Camara de Diputados de la Nación

La joven venía de un fallido matrimonio en su provincia y estaba a la búsqueda de iniciar una nueva vida. Nacida en enero de 1975, comenzó atendiendo el teléfono en la secretaría privada de Adolfo Rodríguez Saá entre el 30 abril de 2004 y el mismo día y mes de 2006, ese día fue dada de baja como empleada de la cámara de diputados. Al poco tiempo que dejó de trabajar en el despacho del exgobernador, nació Francisco Rodríguez Saá, el hijo que tiene en común la pareja.

Los cambios se aceleraron en la vida de la mujer que será la nueva consorte, a partir de la boda del próximo sábado, de Adolfo Rodríguez Saá. De aquella vivienda de clase media del Barrio Dalvían en Mendoza a la mansión que se erige sobre el cerro que vigila el lago de Potrero de los Funes, ha pasado algo menos de una década y media.

Sobre la mansión sobre el lago hay algunas contradicciones que son al menos evidentes. Los 1.960 metros cuadrados cubiertos, a un costo aproximado de U$S2.000 el metro cuadrado construcción, más la superficie semi cubierta, el parquizado, la pileta y otros lujos que componen el complejo, hablan de una inversión, para finalizar la mansión, cercana a los $75.000.000.

El terreno sobre el que se encuentra asentada la majestuosa casona se encuentra a nombre de la sociedad Fiduciaria Las Orquideas SA, con domicilio legal en el Barrio Solares del Golf, Block 8, Juana Koslay, fue creada con un capital inicial de $100.000 e integran únicamente Gisela Vartalitis y Adolfo Rodríguez Saá. La mansión de los futuros esposos que se encuentra valuada en $75.000.000, tiene una declaración de avaluó fiscal en rentas provinciales, similar al de una casa de barrio.

Declarada en la Dirección de Catastro provincial como terreno baldío, por un valor de $500.000, la propiedad que vigila todo el circuito del lago, paga anualmente solamente $3.000 catastro, $250 al mes.

Los futuros esposos no solo tiene suerte en conseguir descuentos al momento de pagar impuestos provinciales, todavía recuerdan muchos vecinos de Potrero la ¿donación? de energía eléctrica que le realizó el gobierno provincial para construir su casa y que en su momento zbol dio cuenta (ver enlace a nota Prende y Paga La Luz).  

No solo son modestos los próximos contrayentes al momento de declarar impositivamente el valor de sus propiedades. Quienes se desempeñaron en la realización de tareas domésticas en su hogar del golf, solo pudieron acceder a sueldos pactados ante la AFIP por debajo de la línea de la pobreza e indigencia. Su última declaración de aportes previsionales del personal doméstico, da cuenta de un sueldo de $2.679, para su empleada.

Los problemas con el manejo de las cuentas no solo afectan al estado provincial y a quienes contratan para trabajar en su casa.

Su empresa Textil Cóncaran, que dejó en la calle hace unos meses a casi medio centenar de trabajadores, durante el año 2016 no habría realizado la contribución de aportes patronales a las obras sociales que corresponde por ley. Poco se sabe si entre las industrias que cerraron y dejaron trabajadores en la calle, que el gobernador Alberto Rodríguez Saá se comprometió a expropiar, se encuentra la de su futura cuñada.

Lo que si se espera de la nueva esposa es que adquiera algunas conductas un poco más prolijas al momento de contraer compromisos de pagos. Según un informe del Banco Central de la República Argentina sobre fines de diciembre del año pasado, cheque por $10.000 y $30.000, esperaban en marzo de 2017, ser “levantados” como se dice en la jerga bancaria, por haber sido emitido sin fondos.

La licenciada en administración de empresas y futura esposa de Adolfo, no solo tendría como empresas declaradas Las Orquídeas SA y Textil Concaran SA. Junto a Luisa Herrera, posee Grupo Zeus SA, una empresa que tendría problemas de pagos de impuestos en la provincia.

Mientras algunos juntan fondos para adquirir la Tetera con las 8 tazas de Christofle por $59.687, elegida en la exclusiva casa porteña L'nterdit (ver enlace) por los novios y Alfredo Barzola ajusta los detalles para la despedida de soltero de su amigo Senador, se espera que la nueva sociedad conyugal pueda declarar las mejoras del terreno baldío que tienen en Potrero de los Funes, dando cuenta de la mansión construida, levantar los cheques que estarían impagos y mejorarle la condición laboral a los trabajadores que se encuentran en su hogar. Solo resta esperar si se produce la expropiación de Textil Concaran por dejar a los trabajadores en la calle, como prometió el hermano del novio.