POR DiegoMasci

El casado CASAS quiere

Deme Dos

Ademas de construir la mansión de $75.000.000 en Potrero de los Funes, el matrimonio entre Adolfo Rodríguez Saá y Gisela Vartalitis sumó un piso de casi $20.000.000 en la Recoleta Porteña

La Mansion en Potrero, El piso en Recoleta

El pasado sábado, al pie del Cerro San Ignacio o de la India Dormida, bajo un cielo encapotado, Adolfo Rodríguez Saá y Gisela Vartalitis formalizaron una relación que llevaba más de una década y un hijo en común.

La fiesta se realizó en una impresionante carpa que fue montada sobre el parque de la mansión de $75.000.000 que la pareja construyó sobre la curva que se encuentra en el ingreso a boxes y desde donde se divisa todo el lago.

Los recién casados han sido previsores y atendiendo las actividades que el consorte realiza semanalmente en Buenos Aires, los flamantes esposos duplicaron el viejo dicho popular que reza “el casado casa quiere”, no solo construyeron la casa que se observa frente al lago. Adquirieron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un departamento valuado en casi 20 millones de pesos

El frente del piso del edificio ubicado en Parera y Guido

Ubicado en Parera 3, casi esquina Guido, en el corazón de la Recoleta, a 200 metros del Palacio Alzaga Unzue, la pareja adquirió a principios de 2016 el segundo piso del edificio ubicado frente a la Bombonería Suiza.

Los conyugues habrían adquirido el inmueble de aproximadamente 270 metros cuadrados, por un monto superior a U$S1.200.000. El mismo todavía se encuentra en pleno proceso de refacción.

El plano de la nueva vivienda que se encuentra en proceso de refacción

Vartalitis y Rodríguez Saá además de la mansión de 1.950 metros cuadrados cubiertos, han sumado para convivir, el piso en Recoleta, invirtiendo entre ambas propiedades un monto cercano a los $100.000.000 para el inicio de su vida conyugal.

El nuevo departamento que comenzarán a utilizar los recién casados, luego de la luna de miel que emprenderán durante quince días por las principales capitales europeas, a partir de los primeros días de abril, posee un ingreso principal y uno destinado al personal de servicio

El departamento, al cual se accede por un ascensor principal y uno de servicios, cuenta con un ingreso independiente para el estudio del Senador, el cual cuenta con baño independiente, uno de los tres baños que tiene a disposición la pareja.

En la planta baja del edificio, el exclusivo local de Cappio

El piso que ocupan Adolfo y Gisela posee en su distribución una habitación matrimonial con baño en suite, un amplio vestidor y un estar intimo que lo conecta con las otras dos habitaciones, una pensada para el hijo matrimonial y una tercera dispuesta para los huéspedes.

En el ingreso principal a la vivienda, se encuentra el living o estar principal, a su derecha, un estar más pequeño dispuesto para encuentros más reservados y a la izquierda, el comedor principal.

La cocina cuenta con todas las comodidades y para la vida cotidiana se dispuso de un comedor diario, desde donde se puede ingresar al cuarto reservado para la cava de vinos

La planta alta de la nueva adquisicion

La planta alta del piso de Parera 3 posee un espacio dispuesto para el gimnasio, un sauna y el espacio reservado para la lavandería.

El diseñador es de confianza de la flamante esposa, Manolo, tal como lo llaman quienes trabajan con él, fue el encargado de diseñar y decorar la mansión de Potrero de los Funes y de dirigir las refacciones del piso ubicado en la Recoleta Porteña.

Los casados, ¿Casas quieren?

A falta de una vivienda, el matrimonio disfrutará de dos, cuyas inversiones llegan casi a los cien millones de pesos. Lo que se dice, dos emprendedores que han tenido suerte en los negocios