POR ZoeBarnes

El gobierno reconoce que la CIPE no funciona para lo que fue creada

Las Patas de la Mentira

En una entrevista realizada en el programa que conduce Mario Otero, el responsable del Subprograma CIPE, que depende de la ministra Alicia Bañuelos, reconoció que la cédula no se puede usar para la historia clínica digital, el boletín escolar ni para antecedentes penales.

La Cedula de Identidad Provincial Electrónica – CIPE – se encuentra pronto a cumplir 10 años.

El proyecto que fue diseñado e implementado por Alicia Bañuelos a partir de marzo del 2009, durante la segunda gobernación de Alberto Rodríguez Saá, principal motivo de la semana de asueto en los tres poderes del estado, tal como adelantó ZBOL la nota del domingo La Historia de una Hechicera” no cumple ninguno de los objetivos con los que fue creado

En una entrevista realizada por Mario Otero, en el programa Nada Secreto de FM Universidad, Nicolás Rodríguez Ianello, jefe del Subprograma CIPE y funcionario que se encuentra a cargo de la ministra de Ciencia y Tecnología, Alicia Bañuelos, reconoció que hasta el momento nunca se pudo usar la CIPE como herramienta portable de la historia clínica digital, tampoco para el uso del boletín de calificaciones de los estudiantes del sistema educativo provincial ni para antecedentes policiales o judiciales.

Cuando Otero le consultó en relación a la historia clínica digital, el principal argumento de lanzamiento de la CIPE y referencia repetida durante la campaña presidencial de Alberto Rodríguez Saá en el 2011, el funcionario de Bañuelos explicó “el sistema no se podía aplicar porque no estuvo integrado en CIPE, ahora los ministerios de Salud y Ciencia y Tecnología están trabajando en un sistema que pueda estar integrado”… “se están realizando las modificaciones para que el sistema se pueda usar como estaba previsto”

A pesar que desde 2009 se habla de la historia clínica digital en la cedula y de que tanto Bañuelos como Rodríguez Saá, hablaron repetidas veces sobre las bondades de la misma, nunca pudo ser aplicado por no haberse desarrollado un software “integrado” desde la implementación de la CIPE en 2009.

En cuanto a los antecedentes o prontuarios de cada ciudadano, también reconoció que nunca se hizo. Ante la pregunta del periodista, no pudo explicar porque a lo largo de casi 10 años, nunca se utilizó para averiguación de antecedentes, uno de los motivos de su implementación.

Sobre la necesidad de la CIPE en los chicos que concurren a las escuelas, para que allí se pueda alojar el boletín escolar, “No, el boletín actualmente no” respondió el funcionario, quien expresó que si se desarrolla un sistema, se podría aplicar.

El funcionario del ministerio que dirige Alicia Bañuelos explicó que entre los beneficios de la denominada CIPE 3.0,  se encuentra la firma digital. Quienes transitan los pasillos de la administración pública observan a diario que la herramienta elegida para la firma digital de los expedientes de parte de los funcionarios y empleados es el “Token”, un hardware con un formato similar a un pendrive que se utiliza en reemplazo de la cedula.

La cedula diseñada por Bañuelos, que tal como es su costumbre no da explicaciones sobre el fracaso de los proyectos que ella anuncia como revolucionarios, se podrá utilizar, en un futuro, para pagar el peaje, en reemplazo de la tarjeta San Luis pero con la misma funcionalidad, para descuentos en espectáculos públicos y carné de DOSEP -ambas promesas repetidas y nunca aplicadas desde 2009- y para operar en el portal puntano.gob.ar, algo que también fue anunciado al inicio del proceso y que aun no se termina de aplicar.

A pesar de la mentira en una reunión con directores para justificar la perdida de clases de los alumnos y la parálisis de la administración pública,  el operativo fracaso. Lo que no fracasó es lo único que perdura en el tiempo en el planeta Bañuelos, el negocio.