POR DiegoMasci

Crónica de una Peligrosa Improvisación en la Educación de los Chicos

Escuelas Generativas,

No tienen proyectos educativos ni pedagógico que las formulen, no existe normativa que las regule, nadie las puede explicar técnicamente, a nivel nacional no existe el tramite que permita otorgarle validez a sus títulos y forman parte de un sistema de precarización laboral. ¿que son las escuelas generativas?

El martes pasado entre la proclama de las obras que forman parte del inventario de promesas incumplidas, de realizaciones ya inauguradas o que se están por inaugurar, Alberto Rodríguez Saá anunció la creación de 149 escuelas secundarias en parajes de toda la provincia.

La novedad logró cosechar adhesiones, por las oportunidades que representa la propuesta, incertidumbre, por las inexactitudes brindadas en el modo de aplicación y la apertura de un debate, que permanecía subterráneo, por la modalidad propuesta. Las escuelas que se pondrán en marcha, serán todas generativas.

Más allá de que en los 149 parajes enunciados por el gobernador, se incluyen centros urbanos que poco y nada tienen de parajes, como es el caso de Juana Koslay, Carpintería, Concaran y Villa Mercedes, entre otros, o que en la información suministrada por la Agencia de Noticias, existen parajes únicos que son mencionados por duplicado o triplicado, la pregunta que se pone en escena es ¿Qué son las escuelas generativas?

Lo primero que surge al momento de tratar de definir la modalidad que fue puesta en marcha por la actual gestión de Alberto Rodríguez Saá, es la imposibilidad de definirlas. “No hay normativa. Por eso nadie puede decir de qué se trata, ni el mismo gobierno. Solo hay declaraciones, no hay una normativa que las regule ni siquiera un decreto” declaró en el programa Nada Secreto, que conduce Mario Otero, la Especialista Viviana Reta, actual decana de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis e integrante del Proyecto de Investigación: Sociedad, Estado y Educación en la Provincia de  San Luis

En la actualidad, no existen ni decretos o leyes que determinen su creación y aplicación. La inexistencia de un proyecto educativo presentado ante el ministerio de Educación de la Nación, abre un primer interrogante difícil de dilucidar. ¿Cuál es la validez que tienen los títulos emanados en las escuelas generativas?

Al no existir un proyecto presentado a nivel nacional, no hay validez posible. La poca información extraoficial que existe en la materia, indica que a los futuros egresados de estos establecimientos, están siendo incluidos en la normativa que regula a las Escuelas Públicas Digitales, modalidad que a diferencia de las generativas, se encuentra bajo normativa y validez nacional.

Si se busca alguna característica que pueda definir este tipo de enseñanza, se podría tomar en cuenta las declaraciones formuladas por Mabel Domínguez, una docente militante justicialista, que se convirtió en la directora de la primera escuela generativa que se inauguró en la provincia, ubicada en las instalaciones del Club Victoria de San Luis.

La docente, que coordina el proyecto, dentro del ministerio de educación de la provincia, consideraba que “Los objetivos principales son que los niños sean felices, no sean discriminados, no haya desigualdad y por eso no tienen notas ni exámenes, ni amonestaciones, ni se les controla la asistencia, vienen cuando ellos se sienten motivados” manifestó en declaraciones realizadas al portal elchorrillero.com a finales del 2017. Vale recordar que en la escuela tradicional también se busca que los chicos sean felices, no sean discriminados y exista igualdad entre ellos.

En las definiciones brindadas por Domínguez, conviven una peligrosa mezcla de buenas intenciones, frases de sobres de azúcar y medidas de dudoso rigor pedagógico. “A partir de los juegos y del deporte se disparan los contenidos para entrelazar todas las materias”… “El horario es de 8 a 12, pero si alguno se queda dormido, puede venir a las 10 o a cualquier hora. Los chicos trabajan con absoluta libertad y realizan su aprendizaje de acuerdo a sus intereses. Es una escuela motivadora y emocional.”

Cuando tuvo que referirse al modelo pedagógico con que se identifica, respondió con la clásica épica fundacional que intenta imprimirle el gobernador a cada acto de su gobierno “es innovadora, no estamos enmarcados en ningún modelo pedagógico porque es única en San Luis y es modelo para Argentina”

Sobre la épica innovadora, la decana de Ciencias Humanas se permite disentir, en relación al modo de enseñanza, Reta considera que se “Pierde el lugar del enseñante, las escuelas generativas no son innovadoras, vienen con conceptos que son de principios del siglo pasado”…”pensar en los intereses de los chicos, con una escuela más activa, reformular el mobiliario, viene de principios del siglo XX, no es nada innovador” la falta de definiciones pedagógicas de las escuelas generativas, lleva a los funcionarios gubernamentales a recitar un rosario de buenas intenciones que se aplican también en la escuela tradicional. “¿De qué hablamos cuando hablamos de innovador, que se sienten en un sillón distinto o que hagan deportes? eso se puede hacer en escuelas tradicionales” preguntas con respuestas simples, aparecen en el dialogo de Viviana Reta con Mario Otero.

Las escuelas generativas traen consigo, una nueva modalidad de relación laboral, que se encuentran por fuera del estatuto docente que rige en la provincia. En la materia, distintas voces están alertando sobre los riesgos que esto implica

En un documento emitido por UTEP San Luis, que lleva la firma de su secretario general, Ernesto Blarasin, se plantea una serie de puntos por los cuales se manifiestan en contra de la relación laboral que conllevan las escuelas generativas.

“La política de escuelas generativas, en realidad esconde lo siguiente; contratación de trabajadores temporales, renovables cada seis meses. Carentes de estabilidad laboral, avasallando toda norma legal desde el vigente Estatuto Nacional hasta la Ley Provincial Nº 387/2004 - Estatuto del Docente Provincial. Este personal contratado no tendrá estado docente, por lo tanto no tendrá ni las obligaciones ni derechos que le competen a la carrera profesional. Estos puntos determinan una flexibilización laboral,  que inclusive se adelanta a la reforma laboral propuesta por el gobierno nacional que ha tomado estado legislativo” expresa el comunicado emitido por el sindicato. “Son escuelas extrapoladas a nuestra realidad, sin analizar realmente que es lo que sirve"

“En las escuelas generativas está ingresando gente que no es docente, me parece que cuando se habla de innovación se está precarizando las condiciones”…“Tiene la tónica que la provincia ha implementado en los últimos tiempos, una forma de educación donde las condiciones de trabajo del docente son precarias, no entra por junta de clasificación, es por contrato. Le cambian hasta la función porque ya no es enseñante, si no facilitador o mediador”, considera la investigadora de la USNL

Las declaraciones de Reta son corroboradas, en parte, por lo que en su momento expresaba la misma Mabel Domínguez, quien consideraba que el perfil ideal de los docentes que ingresen era que “no hayan trabajado en el otro sistema tradicional”. Extraño pedido en el requisito para quien proviene de ese sistema tradicional, que hoy busca anular.

Entre quienes cumplen funciones en la enseñanza de los chicos que concurren a las escuelas generativas, se ha observado el reemplazo del docente por quien tiene la experticia en el tema que se busca transmitir.

Esto lleva a que si la escuela generativa tiene orientación en deportes, es probable que la enseñanza recaiga en quien tenga conocimientos en la materia, mas allá de si tiene formación docente y conocimientos pedagógicos para transmitir los conocimientos.

Tanto Reta como Blarasin coinciden en el vaciamiento de contenidos en relación con la escuela tradicional. “Estamos de acuerdo con revisar la escuela tradicional, ver que nos está pasando, de porque caímos en el camino educativo, pero me parece que el vaciamiento de contenido y la digitalización por sí sola, no son el camino, el soporte técnico nos puede ayudar, pero no reemplaza a un docente ni a un adulto, eso ya fracasó cuando se intento aplicar lo que se llamó la Escuela Nueva.” Manifestó la investigadora en la mañana de FM Universidad

“Vamos a tener cinco docentes para el dictado de 16 materias, ésta es nuestra duda. Ese fue el gran fracaso de la ley federal, donde el profesor de geografía daba historia. Si sos profesor de una, no podes ser de otra materia. Ellos hablan de que lo van a hacer trasversalmente, pero no es interdisciplinariamente, ahí es donde nosotros tenemos nuestras grandes dudas, que los chicos tengan la posibilidad realmente de aprender” manifestó en ese sentido Blarasin, en declaraciones formuladas a los medios sanluiseños.

En manifestaciones formuladas por funcionarios provinciales y el propio gobernador, las escuelas generativas son un modelo único en la Argentina que está inspiradas en el sistema educativo de Finlandia. Algunos datos para tener en cuenta sobre el modelo educativo finlandés, para poder analizar la extrapolación realizada hacia San Luis.

Un estudio del año 2013 de la Fundación Varkey, que fuera publicado por CNN en Español, analizó el estatus social de los maestros en 21 países distintos y encontró que había un gran respeto por ellos en muchas sociedades nordicas o asiáticas, especialmente en China, Finlandia, Corea del Sur y Singapur.  “La docencia tiene un estatus similar al de un medico, los maestros son bien tratados, bien remunerados y el desarrollo profesional va en consonancia"

“En Finlandia, entrar a un programa de formación docente ya es un honor. Los programas finlandeses de formación de profesores son extremadamente selectivos, admiten a solo uno de cada diez estudiantes que se postulan” según un informe del National Center on Education and the Economy (NCEE). "No debe sorprendernos que Finlandia tenga una elevada tasa de retención para los profesores, aproximadamente el 90% de maestros entrenados permanecen en la profesión a lo largo de sus carreras", indica el citado reporte.

Los profesores en Finlandia están calificados con un grado de maestría. Recordemos que en las generativas de San Luis, se encuentran frente al aula, ciudadanos que ni tan siquiera poseen el titulo docente de base, solo se considera su experticia en la materia que es evaluada por el directivo de la institución, directivo que en algunos casos es el presidente del club, como pasa con la escuela generativa de GEPU en San Luis

En relación a los salarios en el modelo finlandés, sobre el cual se inspiró Rodríguez Saá, en un reportaje brindado a Radio Continental de Buenos Aires por Julio Vallejo (un profesor universitario de origen argentino que vive allí hace 35 años) los mismos se ubican entre los 4.000 y 12.000 Euros, entre $130.000 y $330.000, si buscamos el equivalente en nuestra moneda.

Los sueldos de los docentes de las escuelas generativas de Rodríguez Saá se ubican en aproximadamente $22.000, la relación entre unos y otros, lleva a la odiosa comparación entre la generativa de San Luis y la de Finlandia, los nórdicos ganan mensualmente entre 6 y 15 veces más que los puntanos.

“Ponen de fundamento lo que hacen en Finlandia. Pero en Finlandia un maestro cobra más que un médico, allá las condiciones de exigencia para un docente son muy fuertes y la inversión en educación es muy importante, no se puede traer ideas sueltas, se debe traer el paquete completo” considera la decana de humanidades.

En su momento Rodríguez Saá comparó al proyecto pedagógico de las escuelas generativas con una obra de arte. “uno empieza desde un punto y no sabe dónde termina” algo que en relación a la educación, no se aplica en ningún lugar del mundo, en materia de política educativa se debe saber donde se comienza, por donde se transita y hasta donde se quiere llegar.

Hasta el momento, lo que se conoce de las escuelas generativas, es un inventario de frases hechas, con un proyecto pedagógico inexistente y con el riesgo cierto de que aquellos que transiten este tipo de enseñanza, tengan menos competencias y habilidades para poder desarrollarse en el nivel superior, universitario o en el propio mercado laboral.

Al novelista francés Víctor Hugo, le gustaba explicar que los fracasos en los modelos educativos, anidaban en su propia concepción “No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores” las escuelas generativas, parecen ir en esa dirección, en el medio, una generación de chicos sanluiseños, navegan en plena mala praxis de experimentación.