POR DiegoMasci

Modelo San Luis. Q.E.P.D.

Cuentas de Inversión 2017

Un deficit de casi $850.000.000, cuentas mal sacadas y argumentos plagiados. Esta no es una nota corta, es un informe complejo del Informe presentado por Rodriguez Saa en el Poder Legislativo. Si no tiene tiempo, no empiece a leerla, la información que contiene, lo atrapara hasta el final.

Es muy probable que en la próxima sesión de la Cámara de Diputados de la provincia de San Luis, las Cuentas de Inversión 2017 sean aprobadas gracias a la mayoría oficialista con la que cuenta el ejecutivo provincial y sea rechazada, a causa de sus inconsistencias, por el bloque de legisladores de la oposición.

En este informe le proponemos analizar el documento público que envía el Gobernador Alberto Rodríguez Saá a la Legislatura, dando cuenta de los dineros percibidos a lo largo del 2017 y los gastos realizados durante ese periodo anual.

Las Cuentas de Inversión, es la ejecución presupuestaria de recursos y gastos. Sobre su análisis, pueden detectarse los desvíos, si los hubo (altro si los hubo) con respecto al presupuesto

Bandera Roja: Un Año Deficitario

Según el informe recibido por  los legisladores, en las arcas del estado provincial ingresaron a lo largo del año pasado, un total de $26.681.524.908. Comparado con el informe del año anterior, los ingresos crecieron un 30% y la inflación medida, según la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos, fue del 24.3%.

El total de erogaciones (gastos) durante el 2017 alcanzó la suma de $27.527.261.176, arrojando un rojo en las cuentas del estado de $845.736.268. A pesar de haberse recaudado $4.200 millones por encima de lo previsto en el presupuesto 2017, la totalidad de las erogaciones superaron sensiblemente a los recursos.

Los argumentos para entender el déficit tienen su origen en lo que fue un año electoral inusual para los hermanos Rodríguez Saá. Analizando las variaciones del periodo 2016-2017, los gastos crecieron un 58% y los recursos, casi la mitad, un 30%.

Tirar manteca al techo. $3.200 Millones para ganar las elecciones

Los comicios del año pasado mostraron la cara más cruda del uso de la maquinaria del estado, volcada en beneficio de un candidato

La Cuenta de Inversión puso en evidencia la estrategia del oficialismo para revertir los casi 20 puntos de las PASO de Agosto de 2017. Se utilizaron fondos públicos para la campaña proselitista, disfrazando el gasto electoral como si fuera gasto social.

Mediante la aparente finalidad de combatir la pobreza, se realizaron groseras modificaciones presupuestarias, concentrándose esta modalidad, desde setiembre 2017 en adelante.

El mismo Contador General de la Provincia, Daniel Marone, realiza, no se sabe si producto de un refinado cinismo o exacerbada estupidez, la siguiente aclaración en el documento “Comentarios” de la Cuenta de Inversión del año 2017: La ejecución mensual de las partidas inherentes al Plan de Inclusión fue en promedio de $31.697.881 desde enero a septiembre de 2017. A partir del mes de Octubre, se observó un fuerte incremento en tales partidas, que ascendieron a la suma de $203.812.796, crecientes tales cifras en noviembre y diciembre”. Por si alguien dudaba del uso del estado en beneficio propio

En el presupuesto pasado se había previsto para Ministros y Secretarios $8.255.500 en concepto de subsidios, desagregado en cada cartera ministerial. Esa partida fue aumentada 39 veces, disponiendo para la entrega de subsidios, sin demasiada acreditación de su destino, un total de $322.347.423. Los gastos reservados del gobernador se triplicaron en relación a las previsiones originales (pasaron de $28.000.000 a $83.754.872), el presupuesto para beneficiarios sociales se multiplicó casi por ocho, pasando de $190.188.000 a $1.482.630.193

En concepto de Prensa y Publicidad, se multiplicó por cuatro el aumento de partidas, pasando de $90.000.000 a $369.806.580 y el ítem de “Mejoramiento de la vida del poblador rural” se cuadriplicó, pasando de $25.584.000 a $101.531.783.

A estos gastos del estado destinado a las elecciones, se deben sumar partidas que no estaban previstas en el presupuesto original del 2017.

Los Aportes del Tesoro Provincial destinados a municipios exclusivamente oficialistas, sumaron $163.636.309, el Plan Soñando Junto a Vos, se llevó $864.115.544 y la lucha contra la pobreza, $176.712.199

Sobre un total de $342.027.500 previsto en los ítem antes mencionados, el gasto creció más de diez veces, llegando a un total de $3.564.534.903, exactamente $3.200 millones más de lo previsto al inicio del año, todo ello gastado mayormente a partir de setiembre, como lo dice el Contador Marone

En el excedente, se avizora el costo que tuvo para cada sanluiseño, la candidatura de Adolfo Rodríguez Saá

Rompiendo El Chanchito. Reservas Agotadas

Para afrontar los gastos excesivos que demandaron la campaña electoral, el ejecutivo provincial se desprendió de la totalidad de los títulos públicos que tenía en su poder al iniciarse el año. Poco se sabe del destino de los más de $2.242 millones que San Luis tenia ahorrados en enero de 2017.

En el informe remitido al legislativo se desconoce el resultado de la venta de esos títulos, cual fue la cotización de los mismos al momento de su operación y quien fue el comprador.

Esto último, quien los compró, no es un dato menor. La falta de información abre un manto de sospecha sobre el destino de los mismos, teniendo en cuenta que el ministro de Obra Pública, Felipe Tomasevich, es hermano de Federico Tomasevich, Presidente de la Financiera Puente, reconocida financiera que opera en el mercado de capitales en la transacción de títulos de empresas y del sector público, bien valdría una aclaración sobre este negocio financiero encarado por el estado sanluiseño.

La venta de los títulos públicos llevó al estado provincial a agotar sus reservas. La situación inédita, explica la emisión de títulos de deuda anunciada por Alberto Rodríguez Saá, hace un mes atrás.

Después Te Lo Pago. Situación Del Tesoro

La búsqueda de mostrar un balance financiero o de caja superavitario, llevó al estado a la suspensión de las mayorías de los pagos de proveedores durante los últimos tres meses del año pasado, generando de ese modo, una considerable deuda fiscal.

Si bien el Estado realiza gastos que inexorablemente se deben pagar en los meses posteriores, por ejemplo, los gastos de luz, gas y teléfono de diciembre de 2017, se pagan durante enero y febrero de 2018, la cesación de pagos en el cierre del ejercicio, ascendió a $4.167.944.817, según se desprende de las órdenes de pago pendientes y del Informe del Tribunal de Cuentas. Es el mayor stock de deuda que registró la Provincia en toda su historia.

Analizando el total de las erogaciones presupuestarias, las que representan los gastos devengados y generados en el año, con el total de las erogaciones financieras de lo que se pagó en el 2017, se puede determinarse el monto que quedó sin pagar.

Si las erogaciones presupuestarias ascendieron a $27.527.261.176 y las financieras a $23.660.219.996, se colige que la deuda al cierre del 2017 fue de $3.867.041.180, pero a esto debe sumarse las deudas por “Diferencia de Fondos de Terceros” que ascendieron a los $159.627.103

La Cuenta de Inversión no informó las deudas que registraba la provincia a fines de 2017, lo que sin lugar a dudas fue deliberadamente omitido a fin de no dejar en evidencia el monto y la mora en los compromisos de pago.

Se Rompió La Calculadora. Gastos Corrientes y de Capital

Entre las contradicciones del informe, aparece el monto de dinero utilizado en gastos de capital.

En los valores expuestos en el ítem “Esquema Ahorro-Inversión – Administración Central y Descentralizada” los gastos de capital representaron solamente un 38,31%, pero, enb el mismo informe, el apartado  “COMENTARIOS” realizado por el Contador General de la Provincia, informa que los mismos fueron de 38,48%.

Las desprolijidades crecen cuando se realiza la sumatoria de cada una de las partidas ejecutadas en todos los “Proyectos” de la administración central y descentralizada, más las inversiones en bienes de uso. El total de los gastos de capital en este caso suman un 36,49%.

Según el apartado que se analice en el informe de las cuentas de inversión, la variación sobre el mismo dato técnico oscila en un 2%, ese porcentaje que parece insignificante, llevado al presupuesto, representa $540.000.000.

Los datos técnicos demuestran que el porcentaje de lo invertido en bienes de capital se encuentra muy lejos del 51% presupuestado para el 2017.

Si además,  se dejara de lado los gastos que representan los proyectos Puesta en Marcha del Complejo La Pedrera ($170.396.095), el Plan Soñando Junto A Vos ($864.115.544) y  Lucha Contra la Pobreza ($176.712.199), proyectos mal incluidos como inversión de capital, los porcentajes antes reseñados bajarían más de 4 puntos porcentuales.

El Rincón del Vago. Cuídame las formas

Las justificaciones argumentadas en el informe complementario, realizadas  por el Contador General de la Provincia no solo no resultan satisfactorias, presentan textos plagiados.

En la ejecución de mayores costos, fundados en el informe para hacer frente a la crisis social-económica (elecciones de octubre del 2017) que vivía la provincia, los mayores gastos fueron imputados como “gastos de capital”.

Cuando se analiza la página 3 del documento Comentarios realizado por el Contador Marone (haga click aqui para ver el informe del Contador Marone) se observa una extraña falta de coherencia en los argumentos con las cuales pretende excusarse del incumplimiento de la Ley Permanente de Presupuesto. No es casual que esto suceda, el funcionario del ejecutivo agregó definiciones sin aplicación al caso concreto y alejadas de la realidad local, plagiando sin citar la fuente las definiciones del sitio  economipedia.com (haga click aqui para ver la informacion plagiada)

La revisión de las Cuentas de Inversion 2017 realizadas por el Tribunal de Cuentas fue tan liviana, que no solo que no advirtió el plagio, lo citó y transcribió, en la página 11 de su informe. (haga click aqui para ver el informe del Tribunal de Cuentas)

Castillos de Arena. Un Raquítico Plan de Obras Públicas

La obra pública provincial, gasto de capital por excelencia, solo representó el 12,97% del total del presupuesto.

Durante el 2017 se invirtieron en obras públicas un total de $3.570.427.434. Lo invertido representa el 55.34% de lo que se había proyectado en el presupuesto del 2017.

La Pedrera se llevó el 26,9% de todas las partidas previstas en este rubro ($959.540.117), en el resto de las obras, la ejecución fue deficitaria.

En Seguridad se ejecutaron solamente el 19,80% de los créditos presupuestarios; en Salud el 77,82% y Educación ejecutó el 55,68% de las partidas. Tampoco se ejecutaron las inversiones previstas en Obras Viales previstas (48.21%), Energía (50.16%) o Hídricas (20.94%).

En lo que respecta a viviendas, no se ejecuto lo presupuestado y solo se utilizo un tercio de los fondos transferidos por el Estado Nacional a la provincia en concepto de FONAVI y convenio para la construcción de viviendas y de Tampoco se utilizaron los fondos provenientes del recupero de cuotas. Los $680.940.005 de fondos previstos para viviendas, no fueron utilizados

Escuela cerrada

Durante muchos años se intentó mostrar a la provincia como un ejemplo de administración de los fondos públicos. La mitad de su presupuesto se volcaba a inversiones y el resto a los gastos corrientes necesarios para el mantenimiento del estado

Con las elecciones del 2017 y la necesidad de mantener el poder obtenido en las urnas desde 1983, los hermanos Rodríguez Saá decidieron cambiar el modelo de gestión del presupuesto publico de cada año. En los últimos dos años duplicaron la planta de empleados públicos y la cantidad de beneficiarios sociales pasó de 5.000 a 80.000.

El modelo San Luis del cual se intentaba mostrar como Escuela de Administración, cerró, desapareció. QEPD