POR DiegoMasci

Los Empleados Públicos han perdido durante el 2018 casi $31.000 o el 24% de su sueldo

Las promesas incumplidas de Rodríguez Saá

Los números surgen de las promesas realizadas por el gobernador. "Ningún agente provincial va a estar por debajo de la línea de la pobreza" o "Vamos a aplicar una clausula gatillo". En este informe, los números no mienten, Rodríguez Saá, Sí

El gobernador Alberto Rodríguez Saá está convencido que los ciudadanos sanluiseños carecen de memoria. A todas las promesas de campaña incumplidas (viviendas, hospitales para jubilados, emprendedurismo, intercolegiales, parques en cada localidad, anfiteatro en La Punta, sigue la lista) se suman los anuncios para los medios nacionales, que con el tiempo, busca borrar.

El 2 de marzo de 2017 prometió que ningún empleado público provincial iba a cobrar por debajo de la línea de la pobreza. En la Asamblea Legislativa de ese mismo año, se comprometió a abrir las paritarias, en marzo del 2018, prometió 21% de aumento y clausula gatillo, en el caso que la inflación supere el compromiso asumido. Una por una, todas esas promesas se las llevó el viento y los empleados estatales caen dramáticamente en sus ingresos.

Tomando en cuenta la promesa realizada en marzo de 2017, de que ningún estatal iba a estar por debajo de la línea de la pobreza, los asalariados han perdido desde enero a setiembre del presente año, el equivalente a un sueldo y medio.

De acuerdo al informe “Valorización mensual de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total” correspondiente al mes de setiembre de 2018, elaborado por el INDEC, una familia tipo necesitó un ingreso de $ 23.726 para no ser pobre y de $9.528 para no ser indigente.

Durante setiembre, los empleados públicos provinciales percibieron $19.120, $4.606 menos que lo que se necesita para estar por encima de la línea de la pobreza. Compromiso incumplido por el gobernador Rodríguez Saá. Los beneficiarios de planes sociales que cobraron durante ese mes un total de $7.200, percibieron $2.328 menos, que los que se necesitaron para estar por encima de la línea de la indigencia.

Si se compara todo el año 2018, el valor de salario de bolsillo contra el valor de la canasta básica, los empleados públicos han perdido el equivalente a un sueldo y medio. Quienes cobran el salario básico, un porcentaje cercano al 70% de los empleados estatales, han perdido de cobrar, aproximadamente, $30.873 (ver tabla)

Mes

Sueldo Empleado Publico

Canasta Básica

Diferencia

Enero

$15.802

$17.853

-$2.051

Febrero

$15.802

$18.446

-$2.644

Marzo

$16.908

$18.792

-$1.884

Abril

$16.908

$19.203

-$2.295

Mayo

$16.908

$19.809

-$2.901

Junio

$16.908

$20.617

-$3.709

Julio

$18.014

$21.177

-$3.163

Agosto

$19.120

$21.950

-$2.829

Setiembre

$19.120

$23.726

-$4.606

Octubre *

$20.120

$24.913

-$4.792

Total

   

-$ 30.873

* Estimado según proyecciones.-

 

En el mes de octubre, los agentes estatales percibieron $20.120 ($19.120 más un bono de $1.000) Si Alberto Rodríguez Saá hubiera cumplido su palabra, tendrían que haber cobrado $25.000, eso representa $5.000 menos que el compromiso asumido

El lunes pasado el primer mandatario puntano anunció con bombos y platillos un bono de $1.000 para noviembre y de $2.000 desde diciembre a marzo. El monto extraordinario seguirá hasta el mes de marzo, después veremos el aumento salarial que daremos a toda la administración”, declaró en el acto realizado en el Salón Blanco, Alberto Rodríguez Saá. Si alguien aun espera las paritarias prometidas, verá que está confundido

Cuando el pasado 7 de marzo, la ministra de Hacienda Natalia Zabala Chacur anunció el aumento que iba a recibir la administración pública, durante el año 2018, explicó que el mismo se iba a realizar de modo escalonado en tres “tramos” de un 7% cada uno, sumando así un total del 21% en el mes de octubre. “El aumento que otorgará el Gobierno provincial contará con una cláusula de revisión o gatillo, tratando así de preservar el poder adquisitivo de todos los trabajadores” declaró la funcionaria de Rodríguez Saá en la edición central del noticiero del Canal 13 provincial.

El 3 de setiembre pasado, el gobernador durante una seria de anuncios realizados, en declaraciones al mismo noticiero, expresó “La inflación nos toca los talones, cuando veamos que la inflación nos alcance, vamos a abrir la cláusula 'gatillo'.

¿En dónde quedaron estas promesas? En el olvido. La inflación acumulada al mes de setiembre del año 2018, de acuerdo a la Dirección de Estadísticas y Censos, fue del 34,88%. A marzo de 2019, la inflación interanual estimada va a rondar el 45%. La diferencia negativa entre la promesa de marzo de 2018, que fuera ratificada por Rodríguez Saá en setiembre del mismo año, y lo que van a percibir de bolsillo los estatales puntanos, en marzo de 2019, es de 24 puntos menos. El aumento otorgado real, será un 24% menos de lo comprometido.

Si se toma el sueldo más bajo de la administración pública provincial, que en octubre ascendió a $20.160, su salario debería llegar en marzo de 2019 a $23.950. Si se toma en cuenta el bono otorgado por la administración de Rodríguez Saá, perderá de cobrar $2.790 por cada mes. Pero si el análisis se realiza sobre los más de 8.000 agentes públicos que se desempeñan como docentes, el perjuicio monetario es mucho mayor. Por los adicionales que perciben por desarrollar esa actividad, en muchos casos, la diferencia entre lo que deberían cobrar y lo que van a recibir de bolsillo, supera los $10.000 por mes.

Un dato que no puede ser pasado por alto, los impuestos provinciales este año aumentaron en un promedio del 40%, las transferencias automáticas que realizó la Nación a San Luis, hasta octubre de este año, superaron los $19.300 millones, teniendo un aumento interanual del 35% y el aumento otorgado a los estatales, alcanzó el 21%. La diferencia de ingresos no fueron a parar al bolsillo de los trabajadores

Sería interesante que el gobernador Alberto Rodríguez Saá deje de jugar apuestas, donde dice que quiere trabajar para combatir la pobreza, como lo hizo antes del superclásico del fin de semana, y comience a cumplir algunas de las promesas realizadas. Puede elegir la que más le guste, “ningún empleado publico estará por debajo de la línea de la pobreza”, “vamos a abrir las paritarias” o “vamos a aplicar la clausula gatillo” Elija una y cumpla