POR DiegoMasci

La pelea de los hermanos, posiciona a Poggi como ganador

Panorama Político

En una nota publicada en el portal MDZ de Mendoza, el sitio mas visitado de la región cuyo, se publica un análisis sobre el panorama político puntano. Por el momento la pelea entre los hermanos tiene un claro ganador. Claudio Poggi, el principal dirigente de la oposición de San Luis. Reproducimos la nota completa del sitio web

El supuesto divorcio entre los hermanos Rodriguez Saa posiciona a Claudio Poggi arriba en las encuestas

"Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, y si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera". Valga el recuerdo del poema de José Hernández en su Martín Fierro para hablar de dos hermanos que empezaron simulando una tensión y que terminaron en una feroz pelea por el control de los hilos del poder en San Luis.

Ahora afuera de ese círculo, un "hijo" de esa pareja como es el senador nacional Claudio Poggi se reposiciona ante los machucones que se están propinando Adolfo y Alberto Rodríguez Saá.

Al principio, Adolfo se largó para volver a la gobernación sanluiseña, pero en el entorno de Alberto creen que Albertito, su jefe de Gabinete ya está en edad de heredar el poder del que no se sueltan desde la recuperación de la democracia.

Esa pelea ya posicionó al ex gobernador Claudio Poggi, que se apartó de ese aparato y creó su propio espacio, que le permitió ganar en las anteriores PASO. Solo un festival de contrataciones y promesas logró revertir el resultado electoral en favor del ex presidente fugaz en las elecciones legislativas.

Ahora, cuando la disputa está centrada en la gobernación, la tensión entre Alberto y Adolfo, simulada para obligar a la gente a optar entre el "hermano rígido" y el "hermano carismático", y así evitar la fuga de votos hacia Poggi, se volvió real con la entrada en escena política de la mendocina Gisela Vartalitis, esposa de El Adolfo.

La pelea entre Albertito y su tía política no tiene tregua (fotomontaje)

Vartalitis juega fuerte. Ya el año pasado una fundación bajo su conducción recibió millones de pesos para repartir bienes entre mujeres sanluiseñas, generando fuertes reacciones. Ahora algunos creen que puede entrar también al círculo familiar en el que sortean quién maneja el poder. El problema es que la esposa del ex presidente tiene más o menos la misma edad que los hijos de ambos hermanos, que están en la lista de espera desde hace rato y la podrían estar viendo como una intromisión dentro de un Estado en situación de "juicio sucesorio".

Una encuesta que manejan los sectores afines a Poggi dan cuenta de que la pelea, lejos de encarrillar a la ciudadanía a optar por uno u otro Rodríguez Saá, le está dando una leve ventaja.

El chasco electoral pasado en el que, del rotundo triunfo, pasaron a la derrota, hace que la gente de Poggi esta vez camine con paso más pausado y no se ciña tanto a esos datos como al trabajo "persona por persona" explicándole qué es San Luis y qué es lo que les cuentan que es: dos cosas diferentes.

El último sondeo, con 1.200 casos, data de octubre cuando la pelea no se había filtrado como ahora. Le da a Claudio Poggi una ventaja con 34% de intención de voto, 28,8% a Alberto Rodríguez Saá (de turno en el poder en este momento) y 26,8% al carismático Adolfo Rodríguez Saá. No sabe a quién votar el 8,5%, y allí está la cantera a trabajar. Además, queda la tarea de medir al resto de la familia y cruzar posibles cambios de nombres dentro del esquema tribal que gobierna.