POR DiegoMasci

El Otoño del Patriarca

Elecciones Nacionales

Las próximas elecciones presidenciales presentarán una particularidad para los sanluiseños. Por primera vez, desde 1999, ningún Rodríguez Saá será candidato o precandidato a la presidencia de la Nación.

El primer síntoma del final de un ciclo que comenzó en octubre de 1983 y que, salvo reforma constitucional mediante, finalizará en diciembre de 2023, se podrá ver en el cuarto oscuro del próximo proceso electoral.

El pasado 22 de junio, cuando se oficializaron las diferentes listas que competirán por la presidencia de la República del próximo 27 de octubre, la ausencia de los hermanos Rodríguez Saá por primera vez en 20 años, se sumó a la falta de novedades que representó la presentación de las formulas presidenciales.

Cristina Fernández había anunciado con mucha anterioridad su elección de su compañero de fórmula, generando un hito impensado en la comunicación política contemporánea, en un mismo movimiento informó su postulación como candidata a vicepresidente y anunció a quien lo elegía para encabezar la formula, Alberto Fernández, es el candidato a presidente.

Mauricio Macri sorprendió a propios y extraños, imponiendo como su compañero de fórmula a Miguel Ángel Pichetto.

Con el anunció de la fórmula presidencial del oficialismo, terminó de implosionar el experimento del peronismo federal. Mientras el rionegrino rumbeaba inesperadamente hacia la estructura de Cambiemos, Sergio Massa adoptaba una extraña reconversión al kirchenerismo. En el medio de todo ese lío, Schiaretti se recluyó en su caparazón cordobés y Lavagna con Urtubey terminaron conformando una fórmula presidencial que genera menos expectativas que la participación de Qatar en la Copa América.

La pelea entre los hermanos Rodríguez Saá comenzó en silencio sobre finales de 2017 y que se exteriorizó en las elecciones del pasado 16 de junio, rompió una vieja estrategia que vinieron desarrollando desde hace casi dos décadas.

Hasta el comienzo de la pelea entre los hermanos, todo indicaba que iban a repetir la formula de los últimos años, mientras uno de ellos iba a recorrer el país con la campaña nacional, el otro debía asegurar la permanencia de la estirpe familiar dentro de Terrazas. Las desavenencias personales los llevó a no dilapidar esfuerzos ni recursos fuera de los limites personales, Adolfo pretendía quedarse con la pirámide numero uno de Terrazas, Alberto no cedió. El resto es historia conocida.  

Si bien la presentación de uno de ellos en la competencia nacional siempre tuvo mayor formato de miniemprendimiento económico, que la lucha por los ideales que decían representar, la ausencia de Adolfo y Alberto Rodríguez Saá dejarán en esta instancia, a Payne (Alberto) y a la desaparecida Textil Concaran (Adolfo) sin la participación millonaria que tuvieron a lo largo de cada campaña que se realizó a lo largo de los últimos años.

Mientras el futuro del resultado electoral de octubre aparece con algunas incertidumbres, solo quedan algunas certezas. Los hermanos Rodríguez Saá comienzan a retirarse de las arenas electorales, comienzan por el escenario nacional.

El sendero de los pasos en falso

El emprendimiento de los hermanos comenzó hace dos décadas

En 1999 Adolfo Rodríguez Saá recorría el país junto a Jorge Asís, bajo el paraguas del menemismo, buscando adeptos para competir en la interna presidencial contra la formula Duhalde – Ortega. En 2003, Adolfo intentó tener una estadía mas larga en la Casa Rosada, junto al radical Melchor Posse como vice, terminaron el cuarto puesto con el 14.1% de los votos

En 2007 Alberto Rodríguez Saá intenta su primera aventura presidencial, acompañado del entrerriano Héctor Maya, termina también en el cuarto puesto pero con el 7.6% de los votos. En 2011, nuevamente Alberto junto al exgobernador de Santa Fe, José María Vernet, mantuvo el cuarto puesto familiar y llegando al 7.9%.  En 2015 la última aventura nacional de los hermanos fue la peor de todas. Adolfo Rodríguez Saá, acompañado por Liliana Negre de Alonso, quedaron en el sexto puesto con solo el 2% de los votos.

Este año, mientras Alberto Rodríguez Saá terminó inmerso dentro de la estructura de la ex presidente y ex tilinga, Cristina Fernández de Kirchner, Adolfo Rodríguez Saá se declara prescindente en la próxima lucha electoral en donde su horizonte político personal, aparece lleno de interrogantes.