POR DiegoMasci

Absuelven a la dueña de la empresa Polos

Tragedia de Zanjitas

Tras siete años y 10 meses de espera, el juicio que intentaba dilucidar parte de las responsabilidades de la peor tragedia vial provincial del siglo, el tribunal falló a favor de la inocencia de la responsable de la empresa.

Tras un breve cuarto intermedio y 2.870 días de espera, la Cámara Penal N° 2 que llevaba adelante el segundo juicio de la Tragedia de Zanjitas, votó por unanimidad absolver a Mabel Tyempertyopolos, dueña de la empresa de transporte Polos “por la aplicación del principio de la duda”, de los cargos de homicidio y lesiones culposas.

Habían pasado pocos minutos de las 18.00, cuando el tribunal compuesto por Hugo Guillermo Saá Petrino, Gustavo Adolfo Miranda Folch y José Luis Flores, exponían por unanimidad su fallo. Dentro de 7 días hables se conoceran los fundamentos de la sentencia.

Frente a ellos, los padres y familiares de las ocho víctimas fatales de la peor tragedia vial de este siglo, sentían que la justicia no estaba honrando la memoria de quienes perdieron su vida, el 2 de noviembre de 2011 a la vera de la Ruta N° 3, sobre el cruce vial que se encuentra en la localidad de Zanjitas.

Durante los alegatos finales, el fiscal Fernando Rodríguez, pidió 4 años de prisión y 8 años de inhabilitación para ejercer la titularidad de una empresa de transporte. Rodríguez indicó que estaba “absolutamente acreditado” que Mabel Tyempertyopolos era “quien manejaba la empresa, era quien gestionaba los subsidios, era quien hacía los bancos y era quién daba las órdenes, más allá del título de apoderada. Esto surge de todos lados, más allá de que no figuraba en el momento del hecho en el contrato social”.

El abogado defensor de la dueña de la empresa, Marcos Juarez, expuso que “Es esta cadena de evitabilidad el último eslabón es ella”, dijo, y en base a esto desarrolló sus alegatos ”entre la cadena de responsabilidades", Juarez señaló la imprudencia del chofer del colectivo y la responsabilidad del Estado Nacional, debido a que en el lugar del accidente, había falta de señalización.

La responsabilidad que le cabía al colegio Santa Marta en la organización y realización del viaje fueseñalada con fuertes criticas en declaraciones periodísticas realizadas, tanto por la defensa de la acusada como por los padres de las victimas, a la salida de la audiencia.

Finalizó el segundo juicio, el que esperaban los familiares y amigos de las víctimas, el que esperaba toda la comunidad que se conmovió al ver como las pequeñas Salomé, Julieta, Lara, Paula, Luz María y Daira; y sus maestras Jésica y María Virginia perdían sus vidas en las vías de Zanjitas cuando realizaban un viaje solidario.

Finalizó el segundo juicio y en el aire quedó flotando un sabor amargo, un sabor a nada.