POR DiegoMasci

Sigue el debate con las escuelas (de)generativas

Educación

Tres años tardó el gobierno en darle una arquitectura legal y jurídica a un experimento educativo que mas alla del marketing, cosecha criticas y preocupación

Durante la jornada del miércoles la legislatura provincial aprobó el proyecto de ley que le da,  a las escuelas generativas creadas por el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá en setiembre de 2016, el marco normativo para su funcionamiento. Tres años después de haberse puesto en marcha, tienen una norma específica que las regula.

La nueva legislación considera como escuelas generativas, a los establecimientos con gestión social, los cuales pueden ser implementados por personas jurídicas registradas como ONGs, fundaciones,  asociaciones civiles sin fines de lucro y deportivas, entre otras.

El año pasado, en un estudio comandado por la ex decana de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis, la Esp. Viviana Reta, se concluyó que “En las escuelas generativas ingresa gente que no es docente para impartir la enseñanza, pareciera que cuando se habla de innovación se está precarizando las condiciones” en declaraciones que formuló a la prensa, cuando presentó su trabajo, manifestó que este tipo de escuelas representan “una forma de educación donde las condiciones de trabajo del docente son precarias, no entra por junta de clasificación, es por contrato. Le cambian hasta la función porque ya no es enseñante, si no facilitador o mediador”

Al respecto había considerado que “se pierde el lugar del enseñante, las escuelas generativas no son innovadoras, vienen con conceptos que son de principios del siglo pasado. Pensar en los intereses de los chicos, con una escuela más activa, reformular el mobiliario, viene de principios del siglo XX, no es nada innovador. ¿De qué hablamos cuando hablamos de innovador, que se sienten en un sillón distinto o que hagan deportes? eso se puede hacer en escuelas tradicionales” 

No obstante de haber sido un experimento pensado y desarrollado por la gestión de Alberto Rodríguez Saá, el ejecutivo consideró que primero debía poner en funcionamiento las escuelas y después planificar su funcionamiento con la normativa que lo iba a regular

A pesar que tardó tres años en regular las casi 40 escuelas generativas que existen en la provincia, el gobernador expresó su alegría a través de su cuenta de Twitter. “Comparto mi emoción con ustedes, porque las escuelas generativas ya cuentan con normativa propia. Un nuevo modelo educativo en el que las fortalezas y virtudes de los niños sean los protagonistas, es posible. #SanLuisNosUne

Mas allá de la emoción del gobernador, tres años tardó para generar el instrumento legal que le de sustento a un modelo que los especialistas en educación, que han estudiado el formato aplicado en San Luis, lo critican por su endeblez académica y precarización de los trabajadores.

A las observaciones realizadas por la Esp. Viviana Reta y las críticas formuladas a lo largo de estos años desde la Unión de Trabajadores de la Educación Pública de San Luis, también se sumó el senador nacional Claudio Poggi

El ex gobernador fue muy crítico desde el inicio del experimento de las escuelas generativas. A través de su cuenta de Twitter consideró que “No comparto en absoluto el formato improvisado de las llamadas Escuelas Generativas. Hay una clara política del Gobernador @alberto_rsaa de “no querer educar” a nuestros niños y jóvenes. Es todo un plan perverso: no generar trabajo digno, mantener alta la pobreza y no educar.”

Además en otros posteos agregó “Cuando nuestros niños y jóvenes acceden a una educación inclusiva y de calidad, se transforman en ciudadanos libres. Y “ser libre” significa que ya no existe el miedo al sometimiento del poder político, que se consiguen trabajos dignos, y que la esperanza vence a la resignación. Nuestro principal motivador de la lucha política en la Provincia de San Luis será lograr que nuestros niños, niñas y jóvenes tengan acceso a una educación inclusiva y de calidad. Es lo único que nos sacará de la pobreza estructural. Es lo único que les dará un futuro mejor.”

Las escuelas generativas ya tienen su propia ley. El experimento sobre el futuro de los chicos, sigue en marcha.