POR DiegoMasci

Ponce y Picco destruyen publicidad callejera de la oposición

Elecciones Municipales

El intendente de la ciudad de San Luis, Enrique Ponce, no repara esfuerzos en apuntalar la campaña electoral del candidato del oficialismo municipal, Enrique Picco, pero esta vez parece haber pasado un límite peligroso.

Durante la madrugada y mañana del viernes, mandó a los empleados de la municipalidad que él dirige, con la movilidad y herramientas del municipio, a descolgar la publicidad estática de los candidatos Sergio Tamayo y Gastón Hissa, que se encontraba ubicada en los diferentes postes de la ciudad capital. Solo quedó en pie, las imágenes del candidato de San Luis Somos Todos, Enrique Picco.

En los videos que comenzaron a circular por diferentes redes sociales, se puede observar como empleados del municipio, con la ropa que utilizan cotidianamente para realizar sus tareas de trabajo, trasladándose en vehículos oficiales, pertenecientes al parque automotor de la ciudad y con las herramientas que se les provee para realizar sus tareas, descuelgan los carteles de los candidatos de San Luis Unido y del Frente de Unidad Justicialista de Todos. El candidato a intendente de Ponce, no sufrió el mismo operativo que el resto de los candidatos

Entre las repercusiones que tuvo la accion ejecutada por Enrique Ponce, Gaston Hissa expresó, en declaraciones brindadas al portal elchorrillero.com que “Hemos ubicado nuestra humilde cartelería en lugares donde no molesta, jamás nadie de nuestro equipo salió a romper, sin embargo nosotros nos hemos visto socavados por esta actitud de querer ser el manda más de esta ciudad y poner todo el aparato municipal”, el candidato de San Luis Unido expresó que ha recibido llamados de empleados municipales que advirtieron que “los obligan a realizar este tipo de acciones”, pese a que los obreros no poseen banderas políticas.

En una campaña que hasta el momento no había presentado escenas de violencia, el municipio puso en riesgo la paz social de los puntanos con una medida que hasta el momento, nadie pudo racionalmente explicar.