POR DiegoMasci

Las encuestas muestran un final cerrado entre Hissa y Tamayo

Elecciones Municipales

Según las estimaciones de cada comando de campaña, si el porcentaje de votantes es cercano o superior al 70%, crecen las chances de alcanzar la intendencia por parte de Hissa, si vota por debajo del 65%, crece la influencia del aparato partidario del oficialismo provincial.

El próximo domingo 10 de noviembre, la ciudad de San Luis le pondrá un punto final al extenso calendario electoral que vivió la República Argentina a lo largo del 2019 y que fuera iniciado el pasado 17 de febrero, en la provincia de La Pampa.

Cinco serán los candidatos que intentaran ganar la intendencia de la capital provincial. Las encuestas previas indican que el próximo domingo, el final, será muy cerrado.

Un estudio realizado sobre 800 casos telefónicos, en la ciudad de San Luis, por la consultora Social New Data, indica que el candidato a intendente por San Luis Unido, Gastón Hissa, marcha primero en las encuestas con un 39% de la intención de votos, muy cerca de él, el representante del oficialismo provincial, Sergio Tamayo, con un 35% de las preferencias.

El candidato elegido por Enrique Ponce para sucederlo no logró instalarse entre las opciones del electorado, Enrique Picco, de San Luis Somos Todos, estaría alcanzando un lejano tercer lugar, con el 18% de intención de votos.

En cuarto lugar, el dirigente kirchnerista y candidato por el Frente Independiente Por San Luis, Roberto González Espíndola, alcanzaría un 4% y Carlos Montiveros, del Frente de Izquierda y de Trabajadores-Unidad, un 2%.

Solo el 2% se mostró indeciso sobre el destino de su voto

La encuesta muestra un final cerrado e incierto. La gran pregunta que surge con estos datos es ¿Qué afluencia de electores concurrirán a votar el próximo domingo?

Según las estimaciones previas que realizan en ambos comandos de campaña, si el porcentaje del electorado es cercano o superior al 70%, las chances de alcanzar la intendencia de parte de Hissa crecen exponencialmente, si el porcentaje de votantes se acerca al 65% o es inferior, crece la influencia del aparato partidario que prevé desplegar para el próximo domingo el oficialismo provincial.

Gaston Hissa mantuvo a lo largo de toda la campaña los niveles históricos que viene mostrando desde finales del 2018. Su presencia ininterrumpida en los barrios a lo largo de los últimos cuatro años y el haber centrado todos sus esfuerzos en obtener una revancha en relación a lo sucedido en 2015, lo mantuvo a lo largo de toda la campaña con un porcentaje estable de preferencias del electorado.

Todas las fichas están puestas en que los sanluiseños concurran a las urnas. El último antecedente, las elecciones nacionales del pasado 27 de octubre, en la ciudad de San Luis concurrió a votar un 79% del padrón. En el equipo de Hissa consideran que si logran alcanzar una concurrencia del 70%, las chances de ganar la elección, son muy cercanas.

Desde el inicio de la campaña, Tamayo no logró despegar del núcleo duro de votantes que históricamente presenta el justicialismo en la capital provincial, cuando ningún Rodríguez Saá se presenta en la boleta. Hasta el momento, estaría repitiendo una performance similar a la obtenida por los candidatos a concejales de su espacio, en las elecciones de noviembre de 2017. El actual ministro de turismo, comenzó su campaña con un alto nivel de desconocimiento.

El oficialismo municipal estaría pagando caro, el abandono del frente opositor San Luis Unido. El intento por instalar un candidato en pocos meses habría fracasado. A pesar de venirse desempeñando en la gestión desde hace 8 años, Enrique Picco comenzó la campaña con un nivel de conocimiento cercano al 40% y una intención de votos –sumando la que presentaban los otros precandidatos del sector, Carlos Ponce y Francisco Petrino- del 12%. La millonaria inversión publicitaria en redes, vía pública, tanto terrestre como aérea, logró subirlo 6 puntos en la intención de voto.

El próximo domingo se define quién ganará la elección, el final es cerrado entre Hissa y Tamayo. De un lado el representante de la oposición, en la otra esquina, el candidato de Rodríguez Saá. Habrá que esperar hasta el domingo para ver quien ingresará en el despacho de la intendencia municipal el próximo 10 de diciembre