POR DiegoMasci

Ponce cerró las cuentas de todas sus redes sociales

El señor pide que nadie lo moleste

Las consecuencias de la derrota en las elecciones municipales, se trasladó a las redes sociales. El intendente de la capital provincial, decidió cerrar sus cuentas de facebook y twitter

Las elecciones del pasado 10 de noviembre en la ciudad de San Luis le entregó al intendente Enrique Ponce el protagonismo en la escena política provincial que desde hacia tiempo había perdido e intentaba recuperar.

No todo salió como estaba planeado, el alcalde de la capital provincial recuperó el centro de la escena tal como lo deseaba, pero lo hizo en la categoría del “gran perdedor” de los comicios de la capital provincial. El lejano tercer puesto obtenido por su delfín político, Enrique Picco, y él de su espacio, lo dejó en una posición indeseable.

Lo que más llamó la atención, luego de los comicios, fue el modo de actuar del intendente que dejará su cargo el próximo 10 de diciembre. Eliminó sus cuentas en redes sociales. El dirigente que se consideraba el ejemplo de transparencia y apertura, a los pocos minutos de perder las elecciones, elimino sus principales vías de contacto con los ciudadanos

Su cuenta de Twitter @enriqueponcesl fue dada de baja a los pocos minutos de haber finalizado el comicio. La red era utilizada para dar cuenta de la gestión y manifestar el posicionamiento político que poseía sobre diferentes temas. La red del pajarito no fue la única de donde desapareció Ponce.

Los poco más de 32.300 seguidores que poseía en su cuenta de Facebook tampoco tendrán novedades del actual intendente, “Este contenido no está disponible en este momento. Es posible que el enlace que seguiste haya caducado” indica la popular red social cuando alguien quiere ingresar a la cuenta que tenía desde hacía varios años

Mas alla de la desazón y el desanimo que pudo haber causado en el ego personal del intendente el mensaje de las urnas, mensaje que ya había recibido en las legislativas municipales del 2017, llama la atención la medida tomada por el perdedor. Le quedan casi 20 días de mandato, haber cerrado los canales de comunicación con los ciudadanos como represalia por la derrota, no parece una idea acorde a un sistema democrático