POR DiegoMasci

Los Jubilados Argentinos Veranean en Punta del Este

Las vacaciones de Adolfo y Gisella

A pesar del recargo del 30% que posee el denominado "dolar turista" Adolfo Rodriguez Saa pudo hacer rendir la jubilación de privilegios que cobra por 7 días de presidencia y comparte con sus seguidores su descanso en Punta

El senador nacional Adolfo Rodríguez Saá compartió, desde su cuenta de Instagram, una foto junto a Gisella Vartalitis, en  “Parada 22” una de las playas mas exclusivas de Punta del Este

El cinco veces ex gobernador sanluiseño, habia sido noticia el mes pasado cuando, mientras se votaba la ley de emergencia solidaria, se conocia que percibía, en concepto de expresidente -ejercio el cargo durante 7 dias - una jubilación de privilegio mensual de $347.000

A pesar de haber aceptado el desafío de ser presidente “por amor a mi país” dijo en aquel entonces y suele repetir Adolfo Rodríguez Saá, cuando es consultado porque acepto ser presidente en la crisis del 2001, lo cierto es que por aquellos siete días de amor desinteresados, ha percibido a lo largo de estos 18 años, la suma total de $74.952.000 (a valores actualizados) de jubilacion de privilegio.

El senador que permanece en Punta del Este, luego de haber votado la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, percibe además de la pensión por haber sido un efímero ex presidente, su sueldo como senador. Cada mes suma a sus $347.000, la nada despreciable suma de $146.246, según informaba en diciembre pasado el sitio realpolitik

A estos ingresos para poder veranear en Punta del Este, deben sumarse los pasajes que no usa y que suele canjear cada año. Solo en 2018 se calcula que obtuvo un sobresueldo promedio mensual, por el canje de 210 pasajes aéreos, de $70.000 (el valor promedio de canje fue de $4.000)

Si a esto se le suma que tanto él, como Gisela Vartalitis, con quien aparece juntos en la foto de la costa esteña, fueron receptores de un subsidio del estado provincial de $80.000.000 en setiembre de 2017, del cual nunca rindieron cuentas y del que nunca se supo cual fue el destino otorgado a esos dineros del estado. Ese dinero recibido derivo en causa judicial en su contra por fundadisimas sospechas de uso electoral

Ee intuye que en su paso por la exclusiva costa uruguaya, pagó sin problemas y “por amor a su país” el 30% de recargo que posee el denominado “dólar turista”.