POR DiegoMasci

Una operación le salvó la vida y hoy no puede regresar a La Toma

El Gobierno Provincial le niega la autorización para regresar

Pablo Diaz vive desde que tenía dos años en La Toma. Hoy, a sus 42 años, luego de haber sorteado una operación de riesgo en Capital Federal, no puede regresar a su casa en La Toma, porque el gobierno provincial le prohíbe el ingreso

El pasado 20 de marzo, en una operación impostergable, le extirparon un riñon. Pablo es enfermo renal, se dializa desde hace seis años y hacía un tiempo que a causa de una hipoquistosis renal, uno de sus riñones se había transformado en un peligro para su vida, había crecido demasiado y sus quistes reventaban, produciendo hemorragias en el interior de su organismo.

Por ese motivo tuvo que viajar a Buenos Aires, su operación era una cita impostergable para seguir viviendo, hoy, a pesar de la sugerencia médica, el gobierno de la provincia le impide regresar a su hogar.

La cirugía estaba programada para el 13 de febrero en el Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno” – CEMIC-, cuando llegó al centro medico con Ana Cecilia, su mujer, le realizaron los análisis de rutina y al detectar que estaba anémico, le reprogramaron la intervención quirúrgica para el 20 de marzo. “Como veíamos que se podía llegar a declarar la cuarentena obligatoria, consultamos en el CEMIC si igual nos iban a operar y me respondieron que mi intervención no admitía mas demoras. Fue así que el 18 de marzo viajamos a Buenos Aires, el 19 me presenté en la clínica y el 20 me operaron” cuenta Pablo su historia, desde el otro lado del teléfono, en un hotel ubicado en el barrio de Once de la Capital Federal.

A las 72 horas de haberle extirpado el riñón, los médicos que lo atendían le dieron el alta, le pidieron que se quede en Buenos Aires para seguir con los controles pero le sugirieron que no se quede en la clínica “En el CEMIC habían acondicionado un piso entero por el tema del coronavirus y si bien no había pacientes, al ser un paciente de riesgo, me dijeron que era mas seguro que me vaya al hotel”

Durante este tiempo, tuvo que salir tres veces por semana desde su hotel para ir a dializarse al barrio de Saavedra, aproximadamente a 10 km de distancia de donde esta alojado. “Por suerte la obra social se portó muy bien, me esta cubrió el hotel y el taxi para ir a dializarme” ASIMRA es quien le da cobertura gracias a su trabajo en la empresa Paladini, radicada en las afueras de La Toma

Si estuviera en su casa de La Toma, no debería salir de su casa para dializarse. El se realiza diálisis peritonial, posee dos catéter en su cuerpo y en su hogar tiene todo organizado para poder dializarse sin salir de su casa

Pablo está en Buenos Aires, acompañado por su esposa Ana Cecilia, ella fue quien lo acompañó en la operación y en el post operatorio. En La Toma se encuentra su hijo de 6 años al cuidado de sus abuelos. Hijo al que hace un mes que no ve. Tiene el alta médica para regresar a San Luis, llenó cuatro veces el formulario pidiendo el permiso para ingresar, pero siempre le fue denegado.

Habló con el intendente de La Toma, Ernesto Alí, no obtuvo ninguna respuesta a su problema, le pidió que tenga paciencia y fortaleza para hacer la cuarentena en Capital Federal. En Terrazas del Portezuelo, cuando habló por teléfono, solo obtuvo como respuesta que complete ese mismo formulario, desde donde le niegan el ingreso.

Pablo sabe que son muchos los puntanos que están en su misma situación en Buenos Aires. Son muchos los puntanos que la determinación de la cuarentena los encontró fuera de la provincia, visitando a un familiar, trabajando o por un tema de salud. Necesitan volver a su casa. No tienen recursos para estar fuera de su hogar. La situación de la pandemia ya es lo suficientemente angustiante como para que el estado provincial les impida de modo anticonstitucional regresar a sus hogares.