POR TomHammerschmidt

Las nuevas medidas podrían causar desabastecimiento

Problemas con la logística

Cuando en la madrugada se conocieron las nuevas medidas que ponía en marcha el gobernador Alberto Rodríguez Saá para enfrentar la crisis del coronavirus, las medidas relacionadas con la logística de abastecimiento trajeron aparejadas, en un primer momento, muchas dudas para luego dar paso a las quejas del sector productivo y de servicios

El gobierno provincial anunció cuatro zonas para hacer la transferencia de mercaderías para toda la provincia, el Autódromo “Rosendo Hernández”, la Terminal del Ómnibus de Buena Esperanza, la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de Villa Mercedes y en el Aeropuerto Internacional Valle del Conlara. Cada camión que llega a San Luis con productos de otras provincia a San Luis, deberá dejar allí los productos y no tendrá permitido ingresar a ninguna ciudad.

Esta medida, que no tiene antecedentes en ninguna provincia argentina, traerá aparejada una suba en los costos de los comerciantes que deberán abonarle al flete que pagan habitualmente, un nuevo servicio de flete que conecte los centros de distribución establecidos con su negocio. Este incremento en los costros traerá aparejada una consiguiente suba en los precios de los productos que consumen los sanluiseños.

La nueva modalidad logística que intenta imponer el gobierno a partir de este miércoles puede producir desabastecimiento en algunos sectores. En declaraciones realizadas al portal elchorrillero.com, desde diferentes cadenas de verdulerías de la capital provincial manifestaron la posibilidad de cerrar sus comercios si la mercadería no puede llegar hasta los puntos de ventas.

Franco Agüero, de la Frutihortícola Los Mellizos, se manifestó en contra de la medida porque genera costos extras a los comerciantes: “Hay que mover otros camiones para buscar los productos en el autódromo en caso de que tengas, si no tenés que pagar un flete para llevarla a tu comercio. También hay gastos en empleados que hagan ese trabajo”.

Los comercios y cadenas de supermercados suelen abastecerse de las frutas y verduras que llegan de provincias como Mendoza y San Juan y en lo que respecta a carnes, fiambres y lácteos, de Mendoza, La Pampa y Cordoba, entre otras. Esta medida, afectará directamente a los bolsillos de los puntanos que deberán hacerse cargo de una medida que, por el momento, no se entiende en la razonabilidad de la aplicación.