POR DiegoMasci

¿Violaron los protocolos o inventaron una excusa?

Las explicaciones del gobernador

Durante el parte brindado en la emisión del martes por la noche, el gobernador Alberto Rodríguez Sea celebró el bajo número de detenidos por incumplimiento de la cuarentena. “Hubo 62 detenidos por la policía de la provincia. Hoy es el día que ha dado el menor número de gente detenida, siempre estamos encima de 100” expresó.

A los pocos minutos de haber festejado la toma de conciencia de los sanluiseños en relación al aislamiento social, dando cuenta las pocas detenciones realizadas, el mismo gobernador informó que las medidas adoptadas durante la madrugada del lunes, cuando se habilitaba la vuelta al trabajo de diferentes sectores, quedaban suspendidas, argumentando, entre otras razones, un hecho que lo había sorprendido durante la jornada, pero… que había sido enunciado en la conferencia del domingo.

Rodríguez Saá explicó que “Los controles de la provincia han sido burlados” haciendo referencia al caso de cuatro personas que habían llegado ilegalmente desde Mendoza hasta Candelaria, al que le sumó, el de otra mujer de Villa Mercedes.

“Lo de hoy nos ha impactado, el caso de Candelaria, cuatro personas. Nos ha impactado” expresó compungido el gobernador, para luego aclarar, vamos a dialogar con los camioneros, vamos a repensar los controles. “vamos a aplicar más medidas de control para después poder aplicar la Fase 2”, en relación a la apertura de la actividad privada.

Llama la atención que lo haya preocupado tanto el caso de Candelaria, porque en el informe de la madrugada del lunes, su jefa de gabinete, mientras él estaba al lado, hizo referencia a un caso muy similar (¿o es el mismo caso?).

“Nos pasó que en un transporte de cargas subió una persona en otra provincia, vino escondido en el transporte y bajo en el centro de la provincia. De este modo lo que buscamos es evitar la circulación o ingresos de otras personas que vienen escondidas, lamentablemente, en los transportes de cargas” argumentaba Natalia Zabala Chacur el pasado 26 de abril, al momento de explicar los motivos por los cuales iban a poner en marcha cuatro centros de transferencias de mercaderías en la provincia. EL gobernador, que se asombró de esa modalidad en la noche del martes, escucho, 48 horas antes, en silencio y sin realizar comentarios.

También llama poderosamente la atención la información brindada por Luciano Anastasi, Coordinador del ministerio de Gobierno, Seguridad, Justicia y Culto – el mismo que hace unos días explicó que las leyes provinciales estaban por encima de las nacionales - quien expresó: “Ingreso gente a la provincia con complicidad de un camionero, cuatro personas ingresaron por Desaguadero en un camión que iba de Mendoza a Rio Cuarto, esas personas fueron descendidas en un paraje que se llama El Milagro y allí tomaron un transporte publico rumbo a Candelaria” las dudas que surgen es ¿Qué hacia un camión que iba de Mendoza a Rio Cuarto desviando casi 40 km para dejar a estas cuatro personas en el Paraje El Milagro? (Ruta Nac. 146 a la altura de La Punta).

El trayecto original de ese camión debería haber sido Autopista de las Serranías Puntanas desviando en Juana Koslay por la Autopista Los Puquios, luego la Autopista 20 y desde ahí, hasta Rio Cuarto, pasando por La Punilla. Un desvío muy extraño de explicar.

Un tema no menor son las versiones que llegan desde Candelaria y lo manifestado por el chofer de la empresa Blanca Paloma, que trasladó durante el domingo a los pasajeros que ascendieron en El Milagro. Dos de ellos bajaron antes de llegar a Candelaria, los otros dos, descendieron en el pueblo.

Vecinos de la localidad afirman que las detenciones se habrían producido el sábado a la noche, el día previo a que se anuncie la Fase 2 de la cuarentena, e incluso ubican el lugar de ingreso a la provincia de quienes luego fueron detenidos, desde Encom y no desde Desaguadero, como informó el gobierno.

Un dato que no puede ser pasado por alto, es lo manifestado durante la mañana del miércoles por el vicepresidente de la cámara de comercio de San Luis, Jorge Moyano, quien en declaraciones a diferentes medios, manifestó que las diferentes disposiciones tomadas por parte el Gobierno provincial para que los comercios puedan ponerse en marcha, eran “pocos claras”, generaban “confusión” y que “la mayoría no había podido realizar el trámite para abrir durante el miércoles”

Todo indica que en la noche del martes, el problema no fue ni los detenidos, ni los casos sospechosos, ni los escondidos de Candelaria. El problema había que buscarlo en Terrazas y la imposibilidad del gobierno, de poder poner de poner en marcha, los anuncios del domingo.

No fue casual que durante el informe del miércoles 29, el gobierno haya anunciado que todo había sido una falsa alarma, que los casos sospechosos había sido descartados.

24 horas después de haber suspendido todo, el gobierno daba marcha atrás e informaba que a partir del lunes 4 de mayo, comenzaran las actividades que se habían suspendido durante la jornada del martes 28. También se dio cuenta que a partir del jueves 30, se podía comenzar a tramitar los permisos para las aperturas, que hasta ayer no se conseguían.

¿Qué mejor que recurrir al miedo y a un culpable externo, para no tener que asumir la desorganización imperante? A medida que pasan las horas, crecen las dudas sobre la información oficial.