POR ConstanceZimmer

La improvisación mata

La provincia volvió a la Fase 5

El coronavirus nos mata en salud, la improvisación de los gobernantes, mata al sector productivo. Es hora de que el gobierno comience a pensar en ellos

En solo cinco días, la provincia de San Luis pasó de Fase 5 a Fase 1, el cual debía cumplirse por un periodo de 7 días, a las 24 horas ese estatus sanitario muto de Fase 1 a Fase 5 para una porción del territorio provincial, quedando el resto de los habitantes en Fase 1 pero no por 7 días, por 14. A las 96 horas se determinó que quienes estaban en Fase 5, volvían a Fase 1 con diez días de anticipación. En el medio de todo este entuerto, se suspendió la reactivación del turismo interno para que, a las 96 horas del anuncio de suspensión, se reactive.

Todo este juego de números, mas cercanos a un trabalenguas que a una política de estado, fue lo que vivimos los puntanos durante toda la semana que aun no finalizó.

Si se compara el actuar de otras provincias con lo realizado por el Comité de Crisis que dirige Alberto Rodríguez Saá, el actuar de los últimos días demostró una improvisación que no estaba a la vista de los sanluiseños

A diferencia de lo que sucede en otras provincias (en La Rioja luego de la aparición de  22 contagiados, anunciaron la vuelta a la Fase 1 con 48 horas de anticipación, Nación anuncio la vuelta a Fase 1 en el AMBA con cinco días de anticipación) Rodríguez Saá decidió intempestivamente el sábado a la noche la urgente vuelta a la Fase 1 en toda la provincia por la aparición de un caso.

El anunció fue acompañado por un mazazo para el sector mas castigado en la pandemia. Se suspendía la vuelta al turismo interno. En pocas horas el gobierno tomo apresurada que afecta la vida de miles de puntanos que están desesperados por los efectos de la cuarentena.

A esto se suma que ante la duda del caso detectado, al día siguiente el gobernador decidió regresar a una parte del territorio provincial a la Fase 1, dejando al resto en Fase 5 pero extendiendo el estatus sanitario por 14 días. Fue así como localidades que no habían tenido ningún contacto con el paciente enfermo pasaron a Fase 1 y ciudades donde el supuesto contagiado estuvo trabajando (San Luis y Villa Mercedes) recuperaron la Fase 5 y la vida cotidiana con cierta normalidad.

Las jornadas que siguieron estuvieron plagadas de protestas en las localidades cerradas y de los sectores que veían esfumarse la posibilidad de trabajar a partir del inicio del fin de semana largo. Sin demasiadas explicaciones en la noche del jueves 9 de julio, el gobernador anunció el fin de la Fase 1 y el inicio de la actividad de turismo interno.

El propio coordinador del área, “Piri” Macagno, reconoció en distintas entrevistas que todavía no habían terminado de otorgar las autorizaciones a los hoteles y cabañas que habían realizado con tiempo el tramite para trabajar

A esto se suma, que quienes pudieron pensar en viajar dentro de la provincia, al haberse suspendido el inicio del turismo interno, cambiaron sus planes para el fin de semana largo y quienes podrían estar en condiciones de abrir, ante el anuncio de suspensión del pasado domingo, no están preparados para hacerlo