POR DiegoMasci

Educar en San Luis en tiempos de pandemia

Informe especial

En los sectores de menos recursos, la mitad de los chicos que cursan la primaria no tienen conexión a internet, solo el 45% posee computadoras y el 60% un celular propio. La pandemia acrecentó las desigualdades entre los sanluiseños

Un informe denominado Educar en tiempos de pandemia realizado por el Programa de Educación del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento - CIPPEC - en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo – BID, analiza las respuestas provinciales brindadas durante la crisis sanitaria del COVID 19 y entrega datos significativos sobre la infraestructura con la que cuenta cada provincia

El informe indica que en todo el país existen 10.381.433 estudiantes que han cursado el nivel primario y secundario, en tanto que en San Luis, estuvieron dentro del sistema educativo un total de 119.630 estudiantes.

El primer dato que arroja la muestra es de carácter socioambiental. En el mismo se indica que en la provincia el 55% de los menores de 18 años que concurren a la escuela están en la pobreza y el 4% en la indigencia. Porcentajes muy similares a la media nacional.

El informe publicado arroja datos preocupantes sobre las desigualdades que se producen entre quienes concurren a los establecimientos educativos de la provincia, según su nivel de ingreso. Considerando que casi el 60% de los estudiantes están en la pobreza o indigencia, la brecha económica repercute en desigualdades al momento de la formación.

El estudio indica que 75% de los estudiantes de ambos niveles, tienen acceso a internet en sus viviendas. Si bien el número se encuentra por encima de la media nacional, indica que uno de cada cuatro sanluiseños no tiene conectividad domiciliaria.

Las desigualdades en el acceso a conectividad se acrecientan cuando se segmenta según ingresos económicos.

Solo uno de cada dos alumnos de hogares con bajos ingresos (52%), tuvo conectividad a internet, siendo que en las clases sociales de mayores ingresos económicos, la estadística indica que solo uno de cada cien chicos, no tenían conectividad en sus hogares. Los números se repiten en el colegio secundario.  Mientras que, en los sectores de menores recursos, dos de cada tres estudiantes (69%) pudieron acceder a internet en sus domicilios, en los niveles económicos mas altos, la conectividad llega al 97%.

En el informe se analiza si había computadoras en las viviendas. En relación al nivel económico, solo en el 45% de las viviendas donde los chicos cursan el primario, hay computadoras. Nuevamente la desigualdad económica, e en el 99% de los hogares de mayores ingresos, los estudiantes tenían su pc.

Las diferencias entre quienes tienen o no computadora en sus hogares se puede relacionar directamente con el abandono de la política de estado que tenia la provincia. a partir del año 2016 el gobierno provincial dejó de entregar notebook a los estudiantes, ese abandono se reflejo en el acceso al conocimiento que tuvieron los estudiantes durante la pandemia

En relación al secundario, la brecha tecnológica también tuvo su correlato. Mientras que solo el 69% de los estudiantes secundarios, de menores recursos, pudo disponer de una computadora, en el caso de quienes tienen mejores ingresos, el 98.5% tiene computadora en su casa

El informe también ponderó sobre quienes tienen un celular propio al momento de estudiar. Solo el 60% de quienes cursan la primaria y tienen menos ingresos, poseen un celular, el porcentaje crece al 90% entre quienes tienen mejor posición económica. en cuanto al nivel secundario, es el único estamento donde casi no se nota la brecha tecnológica, mas del 95% de los estudiantes, mas allá de sus ingresos económicos, posee un teléfono propio.

Datos estadísticos que marcan las desigualdades sociales. Datos que se deberán tener en cuenta al momento de comenzar a transitar el próximo cuatrimestre. No todos los chicos tendrán las mismas oportunidades