Alberto Rodríguez Saá le confirmo al padre Daminato que dentro de las marchas feministas hay grupos anárquicos que quieren ser agresivos

Durante la marcha por los 6 años de #NiUnaMenos del jueves 3 de junio, se registraron nuevamente ataques a ciertas instituciones de la ciudad de San Luis y que no tuvieron ningún tipo de acción para detener esos ataques por parte de la policía, liberando lugares para que ocurran este tipo de hechos como se viene repitiendo

Esta vez los blancos por parte de un grupo de manifestantes, fueron el edificio de la UOCRA en San Luis donde claramente dejaron el mensaje que fue por el femicidio de Johana Galdeano, por el cual está detenido su expareja Juan Carlos “Kuki” Solalinde secretario general ese gremio en Villa Mercedes. También las pintadas fueron otra vez, en el Sanatorio Rivadavia y el motivo ya lo habían manifestado anteriormente en otro ataque y es porque esa clínica comunico que no realizara abortos y por ultimo varios lugares católicos, como la Catedral y el Colegio Don Bosco y su Capilla.

Por los ataques a instituciones católicas, el padre Ignacio Daminato, párroco de la iglesia San Roque, manifestó que “es muy grave que frente a un templo agravien de esa manera, es un lugar sagrado que Jesús ama celosamente, frente a un sanatorio lugar donde la gente hoy está peleando la vida, daba pena ver como del sanatorio cerraban las puertas para que la agresividad no ingresara” y también explico que él piensa que estas acciones violentas “desacreditan la causa, han recibido un repudio social absoluto y ese no es el modo”  

El padre Daminato también se refirió a su postura con respecto a #NiUnaMenos diciendo que “la iglesia siempre predico con evangelio y no la violencia y que dicen, ni una menos, ni uno menos, nadie menos”, también reconoció que en una charla con Alberto Rodríguez Saá hablo del tema y que el gobernador le dijo que dentro de estas manifestaciones feministas “hay un grupo anárquico que no responde a manifestarse pacíficamente, sino que quieren ser agresivos”.

Lo cierto es que del grupo anárquico feminista del que habla el gobernador Rodríguez Saá también tiene la liberación y nada de control por parte de su ministro de seguridad y esto hace que puedan atacar de manera violenta los lugares que se proponen porque nadie los controla y les liberan los lugares para que esto ocurra.