Argentina dentro de los 18 países del mundo que más cerro las escuelas desde el comienzo de la pandemia

Los grandes inconvenientes que ha generado la pandemia por fuera de lo sanitario, tiene relación directa con lo económico y con lo educativo.

Con respecto a la educación, el sistema Educativo Argentino sintió desde marzo del 2020 a estos días, una difícil transformación, que tuvo que ver por sobre todas las cosas del paso de la presencialidad a la virtualidad.

El cierre de las escuelas por varias semanas debido a la pandemia y la búsqueda por parte de las autoridades nacionales y provinciales de poder hacer llegar los contenidos a los alumnos de manera virtual y que estos puedan interactuar con los docentes llevo bastante tiempo y dejo de manera totalmente expuesta a la casi nula preparación que tenían los gobiernos, los docentes y el desconocimiento generalizado de los alumnos.

Bajo este contexto es casi imposible que la virtualidad en la Argentina fuera exitosa, quizás se pueda considerar una herramienta irregular para salir del paso pero no por tanto tiempo  y si a eso le agregamos las condiciones tecnológicas y conectividad para docentes y alumnos, la educación pública y gratuita que es algo que debe igual se transformar en algo totalmente contrario.

Un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) analizó el impacto de la pandemia en las infancias y registró cómo la desigualdad socioeconómica afectó la educación de los chicos en 2020. 

La OCDE, analizo la base de datos Oxford COVID-19 Government Response Tracker, registró que países de América Latina -como México, Costa Rica, Argentina, Colombia y Chile- han tenido un mayor cierre de escuelas que países de la Unión Europea, los Estados Unidos o Gran Bretaña.

Entre marzo 2020 y abril 2021,el estudio registra 322 días (corridos) de cierre nacional de escuelas argentinas, superado por los 368 de México y 328 de Costa Rica, que tuvo algunos días de cierre parcial.

Mientras tanto, los países de la Unión Europea, los Estados Unidos y Gran Bretaña no superaron los 200 días sin clases presenciales, entre cierres parciales y totales de las escuelas.

De acuerdo con el relevamiento de la Unesco, la Argentina se encuentra entre los 18 países que han tenido 54 semanas o más de cierres totales o parciales de escuelas.

Nepal registró 61 semanas, entre cierres totales (26) y parciales (35). A este país lo siguieron: Uganda (59), Palestina (58), Myanmar (57), Irak (57), Bolivia (56), India (56) y Estados Unidos (56). Panamá, Honduras, Costa Rica, Corea del Sur tuvieron 55 semanas de cierres de escuelas; y el Salvador, Guatemala, Sudán del Sur, Argentina, Indonesia e Irán, 54.

En detalle, de acuerdo con la base, entre marzo 2020 y mayo 2021, la Argentina contó con 157 días de cierre total, 256 de cierre parcial, a partir de septiembre último, y 59 días de vacaciones.

“Los datos muestran que un porcentaje significativo de estudiantes se ha ‘perdido’ en el proceso de cierre de escuelas y que las pérdidas de aprendizaje pueden ser graves. Específicamente, es probable que se agraven las brechas educativas entre los grupos vulnerables y otros, lo que generará un mayor abandono escolar y ausentismo”, señala un informe publicado por la OCDE en el que se analizaron las medidas tomadas por distintos países en respuesta a la pandemia