El dirigente Albertista «Quique» Cabrera denunciado por violencia de genero por su ex pareja, dijo ser «victima del despecho y de una conspiración política»

El funcionario Albertista, Enrique “Quique” Cabrera, llamo a una conferencia de prensa, para exponer su punto de vista sobre el desempeño de la Justicia en la causa en donde se lo acusan por “lesiones leves agravadas por el vínculo y amenazas” en perjuicio de su ex mujer la dirigente peronista villamercedina Carolina Sosa.  

Quique Cabrera se sentó junto a su abogado el Dr. Pedro Gianello y expreso lo siguiente, “He sido producto, de una causa, de una denuncia que se realizó por la separación de un hombre y una mujer, en donde yo a mi hijo no lo veo hace más de 3 años, donde la causa el motivo real es el despecho por parte de la mamá y una conspiración política”

A Cabrera le pesa la denuncia que le hizo su exmujer que se radico a mediados del mes de mayo de 2018, cuando Carolina Sosa se presentó en la Comisaria N° 9 de Villa Mercedes y relato la situación que le toco vivir cuando el hombre fue a su casa a ver a su hijo y producto de que el adolescente no quería atender a su padre, comenzó a gritarle y lo tomo cuello, para luego dirigirse a la pieza donde ella se estaba cambiando, se le metió y fue ahí donde Sosa dijo que Cabrera “le agarra uno de sus pechos, más precisamente el pecho derecho y se lo aprieta, poniéndole su brazo en la parte del cuello y la empuja contra la pared, allí ingresan a la habitación sus dos hijos, donde el menor intenta agarrar a su padre queriendo defender a su madre

Cabrera que sigue ligado al gobierno de Alberto Rodríguez Saá y a las acciones políticas que el gobernador realiza principalmente en Villa Mercedes, cuando habla sobre las persecuciones que el siente que sufre no deja a nadie afuera y se pregunta,  “¿Quiénes son los conspiradores que están de atrás? y agrega, “más de tres años hemos tenido que soportar la calumnia, la injuria y la persecución, persecución por medios opositores, por los dirigentes conspiradores con la señora que hoy son funcionarios de la municipalidad de Villa Mercedes”  

Cuando Cabrera habla de opositores, culpa a personas que creen en la denuncia de Carolina Sosa y que no comulgan las políticas que su único líder Alberto Rodríguez Saá, es por estas cosas, como nombrar a funcionarios de la gestión de Maximiliano Frontera  e inclusive cuando habla de “conspiración política”, que cuesta entender el objetivo de su conferencia publica, que parecía más un discurso partidario, que de expresarse sobre la gravedad del caso donde se lo acusa de violencia de género, una “marca”, que aparte de enfrentar a la justicia, para los políticos como Cabrera, lo dejan afuera de todo.   

No solo el dirigente albertista denunciado por violencia de género hablo de la denuncia de su ex mujer y de cómo siente que hay políticos que están detrás de esto, sino que también le reclamo al juez de Instrucción en lo Correccional 1 y Contravencional de la Segunda Circunscripción Judicial, Santiago Ortiz, por qué no hizo lugar a su solicitud de una reconstrucción de los hechos para poder probar no solamente  su inocencia, sino que  demostrar, que hay una manipulación de menores y una conspiración, como lo aseguro en sus dichos.

Para terminar “Quique” Cabrera dijo basta señor juez, haga justicia”

Son tres los casos de dirigentes y ex funcionaros de Alberto Rodríguez Saá de la ciudad de Villa Mercedes con graves problemas sobre denuncia de violencia de género en los últimos tiempos, el ex funcionario y dirigente de la UOCRA, hoy detenido Juan Carlos Solalinde por el femicidio de Johana Galdeano, el ex senador provincial justicialista Ariel Rosendo, denunciado por su ex esposa, Ivanna Massimino, y por el gremio Smata, por violencia de género y robo, hoy también detenido y Enrique “Quique” Cabrera, dirigente Albertista y funcionario del Gobierno Provincial.