El gobierno hablo de cierres, elecciones y tarjeta verde para espectáculos, pero nada de ayuda a los comerciantes

Otro duro impacto caerá en los comerciantes de San Luis por las medidas que comienzan a regir en nuestra provincia, otra vez los comerciantes tendrán que acompañar a los sanluiseños con sus rejas cerradas en un nuevo  intento sanitario de aplanar la curva de contagios, pero nuevamente el gobierno ausente de cualquier tipo de ayuda o beneficio para ellos, los deja en un panorama casi imposible de remontar para muchos.

Alberto Rodríguez Saá prefiero durante más de un año de pandemia, evitar hablar en sus antes repetitivos y ahora minimizados reportes sobre ayudas económicas o beneficios a cualquier parte de la sociedad, solo lo que llego de nación en IFE o algún préstamo fue lo único que los puntanos han recibido.

El panorama que dejo el covid desde lo económico es tan grave, que dejarlo solo en las manos de los comerciantes o pequeñas en empresas sin políticas adecuadas para un intento de resurgimiento de los diferentes sectores, plancha cualquier tipo de posibilidad.

La pérdida de puestos de trabajos es total, en una provincia en donde desde antes de la pandemia ya tenía serio problemas de esta posibilidad de manera genuina, inmersos en un sistema arrollador que lleva a hombres, mujeres y jóvenes a depender de un plan social o de una beca de las que daba Alberto que con normalidad los entregaba a estadios llenos, o plazas o clubes previo a las elecciones que pudiera tener. Como para citar un ejemplo de números actuales solamente dentro de San Luis en lo que es hotelería y gastronomía se perdieron 1200 puestos de trabajo, locales comerciales en el microcentro cerrados por todos lados, en los barrios muchos más, la misma realidad de La Capital, en Villa Mercedes, la Villa de Merlo y todo el interior.

Para muchos comerciantes independientes que vienen reclamando al gobierno una acción y una mirada más seria ante la problemática en el sector y que piden desesperadamente que se dicte la ley de emergencia comercial, de lo cual inclusive han tenido hasta el rechazo de los diputados rodriguezaistas cuando se propuso ayudarlos desde el interbloque de San Luis Unido, pasando a comisión uno de los temas de mayores reclamos que tiene la calle y hasta dando a entender que en breve el gobernador va a ejecutar el anuncio que hizo en el mismo lugar en la apertura de sesiones legislativas de este año, los pone en alerta. Primero porque la ayuda se hace esperar y se necesita para ayer, no se sabe cómo se seleccionara o será el benéfico al comercio, que se dará y si realmente será lo que necesitan y lo segundo es que Rodríguez Saá este armando una “cajita feliz” en víspera de elecciones, palabra que no se le cae de la boca al gobernador y que ocurra lo que pasa siempre, un despilfarro económico sin sentido y sin un impacto real, que se transforme en pan para un momento y después lo mismo de siempre.  

Por lo pronto los comerciante se levantaran en contra de las restricciones en la semana de mayo, será el reclamo más sentido de esta nueva y extraña fase de intento de aplanar la curva, ausentes de vacunas, con un sistema medico exprimido a mas no poder, no les queda otra que mandarte a un “feriado XXXL”, casi sin poder decirte más que esto, “sos el culpable de lo que te está pasando”, un plan de gobernantes incapaces que solo han hecho casi “todo mal” y que queda expuesto en el fiel reflejo del padecimiento que llevan en sus espalda los argentinos.