Gastón Hissa presentó nuevamente el proyecto de ley para mejorar la calidad de vida de las personas trasplantadas

La primera presentación fue en el 2018, pero ni siquiera fue tratado por la Comisión de Salud. El legislador volvió a presentar la iniciativa que tiene como objetivo complementar la legislación actual con beneficios provinciales.

El diputado de San Luis Unido considerá que es necesario complementar la Ley nacional Nº 26.928 sancionada en 2013, con una normativa que otorgue más beneficios a las personas trasplantadas.

Los beneficios se establecen a lo largo de 20 artículos, divididos en seis capítulos que abarcan diferentes ámbitos y disposiciones que serían ejecutados por la autoridad de aplicación, el Ministerio de Salud.

Entre los beneficios que contiene el proyecto se destaca la creación de un Fondo Provincial para personas trasplantadas, el otorgamiento de garantías laborales; prioridad en el acceso a la vivienda; exenciones impositivas provinciales, entre otros.

«El proyecto busca mejorar la calidad de vida de la persona transplantada. Si bien hay una ley, lo que se busca es complementarla con beneficios provinciales», afirmó Hissa en declaraciones formuladas en Radio Universidad.

El legislador destacó que la elaboración del proyecto se llevó a cabo con la colaboración de la Fundación Villamercedinos Solidarios y recordó a su presidente, Roberto Fernández quien participó en este trabajo.

«El paciente trasplantado es un paciente que nunca podrá obtener el alta médica, razón por la cual puede considerarse como una persona con una discapacidad orgánico-funcional permanente», afirmó Hissa y consideró importante insistir nuevamente en el tratamiento de este proyecto que en el 2018 ni siquiera fue tratado en la Comisión de Salud.

«El reconocimiento de mayores beneficios de tipo sanitarios, sociales, laborales e impositivos, entre otros, se justifica en consideración de que estas personas, si bien han obtenido una nueva posibilidad de vida, requieren de una legislación que los contenga y que determine su condición jurídica para poder garantizar su reinserción a las tareas cotidianas, con la mejor calidad de vida que sea posible», fundamentó Hissa.