Los comerciantes de San Luis cierran fundidos sin la ayuda del gobierno provincial pero Tamayo invierte 60 millones en un «paseo comercial y turístico»

El intendente de San Luis, Sergio Tamayo, invertirá casi 60 millones de pesos en la nueva obra del Paseo del Padre, donde armara un centro comercial y turístico.

Solo a Tamayo se le ocurre invertir ese monto de dinero en un paseo “comercial” cuando tiene cientos de comerciantes fundidos en la ciudad, que cerraron sus puertas, perdieron su poco capital, despidieron a sus empleados, quedando desocupados, después de 1 año y 3 meses de pandemia, sin ningún tipo de ayuda al sector por parte de Alberto Rodríguez Saá y su gestión municipal.

Uno de los peores intendentes del país en la actualidad, según una encuesta realizada en 22 de las ciudades más importantes de la Argentina, no podía fallarle a tremenda mención y lo hizo una vez más, tomando una decisión “desubicada” cuando tiene a los comerciantes golpeándole las puertas todos los días pidiendo “por favor” que por lo menos vea la posibilidad de darle un apoyo con la reducción o quita de tasas municipales porque no pueden sostener sus comercios y van camino al cierre.

Pero, como últimamente pasa en San Luis, principalmente en la gestión de Tamayo, anuncia una obra que está totalmente fuera de contexto en este momento, primero por lo que pretende hacer, segundo porque la inversión se necesita en otro lado y tercero faltando a su palabra de campaña, la cual se cansaron de repetirla con Alberto en los actos previos a las elecciones que parecen haberla olvidado y que decía “de la periferia al centro”.

No hace falta que les contemos que los barrios de la ciudad están abandonados y llenos de necesidades, que aun hay temas como el agua que no ha podido darle una solución estable o el transporte público que sigue casi sin una inversión que podamos verla reflejada en el servicio y en la calidad de las unidades, es por estas cosas que hay muchos ciudadanos de San Luis, ni hablar de los comerciantes, que no les entra en la cabeza como Tamayo se anima a anunciar una obra así con bombos y platillos dejando en claro como ignora a los que peor la están pasando.

Pasados los primeros meses del 2022 y si Tamayo cumple con los 210 días de obra que están pactados para la inauguración del Paseo del Padre comercial y turístico y a este ritmo que venimos con la pandemia y los daños económicos que está dejando, muchos de los comerciantes que hoy reniegan porque no saben cómo sostener sus comercios sin la ayuda de nadie, con seguridad estarán cerrados, porque se terminaron de fundir. Basta con ver los números del año pasado a esta fecha y la cantidad comercios que cerraron y proyectarlo al año que viene, el panorama se ve desastroso.

Es impredecible lo que puede pasar en la ciudad y en la provincia, son momentos que dejan en evidencia lo lejos de la realidad de la gente común en la que viven los que hoy tiene el poder San Luis, que no hace falta escucharlos hablar, solo ver lo que hacen, dándole prioridad a inversiones que no tienen sentido en este momento, como un Paseo Comercial con ciento de comerciantes fundidos o una obra millonaria de Teatro que no dejo de gastar plata nunca en toda esta pandemia.