«No se si el gobernador, se ha enterado que se ha perdido una niña en San Luis»

La respuesta pertenece a Silvia Domínguez, abuela materna de Guadalupe Belén Lucero, ante el interrogante del periodista Eduardo Olivares – Información Sin Ruido. Radio Ciudad – cuando le consultó sobre la evaluación del accionar del gobernador Alberto Rodríguez Saá en relación al caso policial que conmociona a la provincia desde el pasado lunes 14 de junio a la noche.

La familia luce desesperada y pone la mirada en la falta de empatía de los funcionarios del gobierno provincial para con ellos. “La policía se muestra siempre predispuesta y responde inmediatamente, el Ministro (Luciana Anastassi) cuando lo vimos ni sabia lo que estaba pasando, en esa calle hay cámaras de seguridad, pero no funcionan; en cuanto al gobernador, no sé si el gobernador se ha enterado que se ha perdido una niña en San Luis. La policía está trabajando, los que vinieron de Buenos Aires también, pero el ministro vio una sola vez a mi hija y fue para avisarle de la recompensa” con palabras simples y descarnadas, describió la abuela de Guadalupe la falta de empatía de los funcionarios del gobierno sanluiseño

Unas horas más tardes, quizás acusando el golpe del reclamo de la familia, Alberto Rodríguez Saá, en el acto de la Bandera en el paraje Toro Negro, se refirió por primera vez al caso, 8 días mas tardes desde el momento en que toda una provincia y buena parte del país se encuentra conmocionada por la desaparición de Guadalupe.  

“Que la bandera nos una en la búsqueda de Guadalupe Belén Lucero, esa nena de 5 años que nos tiene a todos los puntanos y argentinos conmovidos. Quiero que nos una y que seamos solidarios” expresó Rodríguez Saá en la fría mañana del martes. Lo que todavía parece no haberse enterado es que los sanluiseños están siendo solidarios desde el primer minuto de la desaparición de la pequeña, a pesar de sus silencios. Mientras la bandera nos une en la búsqueda de Guadalupe, algún funcionario se podría acercar para contener a una familia, que como gran parte de la comunidad, luce desesperada