“Os pedimos que no os subáis el sueldo, cuando San Luis se muere”

A nadie se le ocurrió pensar en el pedido de Tatiana Ballesteros y de cientos de miles de puntanos, ellos son unos pocos, pero no nos escucharon – Nota de Opinión

Es probable que Tatiana Ballesteros no conozca de la existencia de un gobernador llamado Alberto Rodríguez Saá, como también es muy factible que desconozca de la existencia de una provincia llamada San Luis. Lo que si es seguro que el video que ha realizado la joven criminóloga española, dirigida a la clase política de su país, es traspolable a nuestra provincia y a nuestro país.

Los 2.30 minutos del mensaje protagonizado por la joven española, trasciende a la dirigencia política ibérica como blanco objetivo, quizás fue por eso irrumpió con fuerza su reclamo, en toda Hispanoamérica, casi como un grito desesperado de quienes durante la gestión de la pandemia, realizaron grandes sacrificios mientras, una casta privilegiada, se mantiene alejada del sufrimiento de una población que lleva sus hombros, la peor parte de las consecuencias de la crisis sanitaria.

Ballesteros en su video “Hola 2021” le recuerda a los gobernantes de su país que ellos, al igual que quienes habitan en Terrazas del Portezuelo, cuando se inició la crisis sanitaria, realizaron una catarata de pedidos que fueron cumplidos por los ciudadanos. “Nos pedisteis que nos pusiéramos una mascarilla, con su valor añadido, y lo hicimos. Nos pedisteis que cerráramos nuestros negocios, y lo hicimos. Nos pedisteis, como docentes que educáramos a las futuras generaciones via On Line, sin ayuda de nadie, y lo hicimos, nos pedisteis como sanitarios, que dobláramos nuestros turnos con una bolsa de basura como protección, y lo hicimos”

Ante cada pedido de quienes dirigen los destinos de la provincia, hubo una respuesta con sacrificio y responsabilidad de parte de los sanluiseños.

Ahora bien, como respondieron nuestros gobernantes. ¿Escucharon nuestros pedidos? Tomo un extracto del video: “Os pedimos que no subáis la luz en plena ola de frío. Os pedimos que no aumentéis la cuota de los autónomos cuando llevan meses sin trabajar. Os pedimos que no paralicéis el 20% en investigación pública porque nos seguimos muriendo de cáncer. Os pedimos que no os subáis el sueldo cuando España se muere”.

Los sanluiseños han elongado demasiado su sacrificio durante la pandemia, al igual que lo narrado por la criminóloga española, para que del otro lado, nadie entregue una respuesta.

Hubo que cerrar los negocios ante el virus, pero nadie protegió a los comerciantes de la pandemia económica que los dejó sin aliento, impidiéndoles poder reabrir, los docentes dejaron caer el peso de los siglos de la tiza, para transformarse en inexpertos Youtuber de la pedagogía, nuestros médicos, mal pagos y en situación de precariedad, debieron atender las urgencias de una política de estado que pone el foco sanitario en las moles de cemento, por encima de sus recursos humanos.

Esta semana el presidente de la Cámara de Comercio de San Luis manifestó que el gobierno de Alberto Rodríguez Saá no había realizado ninguna asistencia financiera o tributaria durante la pandemia, la pidieron, pero no tuvieron respuestas.

La presidente de la Cámara de Turismo de Merlo, puso en claro que el éxito de la temporada estuvo en el trabajo realizado por el sector privado, desde el gobierno no realizaron ninguna acción concreta que pudiera mejorar las posibilidades de una industria que estuvo cerrada todo el año. La misma reflexión realizaron sus pares de Potrero de los Funes y de El Trapiche, ni un spots destinado a ocupar los mas de $2.000.000 que el gobierno invierte en publicidad, destinado al turismo.

La flexibilización permitida en las distintas actividades, fruto la meseta de la crisis sanitaria, parecía quitarle el respirador a quienes todos los días salen de su casa con la intención de producir, de trabajar, de crear, de brindar servicios por fuera del estado.

La respuesta del gobierno de Alberto Rodríguez Saá no se hizo esperar. Esta semana se conoció el aumento del 27% de la luz, la presión tributaria no da tregua, el pago de Ingresos Brutos mantiene su cronograma habitual y los funcionarios… aumentaron sus sueldos

Cuando comience el mes de abril, un ministro tendrá un aumento en sus haberes de unos $30.000 aproximadamente, pasando a cobrar $240.000 y llegando a $300.000 sobre final de año. Un jefe de programa pasará a cobrar $190.000 en abril y $230.000 en diciembre, un jefe de subprograma $140.000 en abril y sobre finales del 2021, cobrará $170.000.  

Son más de 1.000 los funcionarios que sumarán a sus jugosos sueldos, el aumento del 40% que sitúa a mas del 80% de los trabajadores de la administración publica por debajo de la línea de la pobreza.

A nadie del gobierno se le ocurrió pensar que mientras hay comercios no lograron reabrir sus puertas, los emprendedores hacen malabares para no desaparecer, los dueños de pequeñas y medianas empresas hacen magia para no despedir a sus trabajadores, que ellos podían acompañar el sacrificio de su pueblo, abandonando el confort extra large de sus sueldos, a partir de un simple gesto.

Los funcionarios de Rodríguez Saá decidieron sin sonrojarse subir sus remuneraciones, con sueldos promedios que cuatriplican la media de los que trabajan en el sector privado

A nadie se le ocurrió pensar en el pedido de Tatiana Ballesteros y de cientos de miles de puntanos, “Os pedimos que no os subáis el sueldo, cuando San Luis se muere”, ellos son unos pocos, pero no nos escucharon.