Para CAME, si no hay actividad económica, no debe haber impuestos

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) emitieron un comunicado donde reclaman un auxilio financiero, impositivo y previsional para evitar el colapso de las Pymes. Desde que comenzó la pandemia han cerrado 90.500 locales en todo el país.

Las Pymes movilizan el 70% del empleo privado del país. Después del impacto de la primera cuarentena estricta, se registró un cierre masivo de comercios que alcanzó un 15.6% de los locales de todo el territorio, que representa más de 90 mil comercios.

Desde hace más de un año se sostiene personal inactivo por ser considerado vulnerable al coronavirus, a eso se suma una drástica caida de las ventas (que en algunos rubros superó el 30% en la comparación interanual), el incremento de costos por la inflación y hasta la creación de nuevos impuestos, como la tasa «covid» que cobran algunos municipios. «La supervivencia de las pymes se torna insostenible», sostuvo el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

«El gobierno deberá plantear un plan de contingencia con suspensiones de todos los cargos impositivos, financieros, patronales y restablecer la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)», especificó el titular de la entidad representativa de las pymes, y pidió también que los gobernadores adopten medidas especiales para evitar el cierre de más empresas.

Ricardo Diab, vicepresidente de la CAME, aseguró: “Estamos buscando un plan de contingencia que frene cualquier pago de impuestos. Hay que frenar todo, porque no hay condiciones mientras estemos parados y sin poder trabajar, siguen entrando los cheques y las obligaciones. Esto es para ahora, la problemática ya la venimos sosteniendo desde el año anterior”.

Además, detalló: “Inevitablemente nosotros somos un mercado que hemos contabilizado más de 90.500 locales cerrados y lo único que queda es seguir cerrando. La ayuda que da el Gobierno hoy, en líneas generales, no alcanza. Estamos cansados de repetir, veamos un plan de emergencia que nos permita sostener las empresas con los trabajadores adentro. Porque sino esa empresa no se vuelve abrir nunca más”.