Para el campo, no hay plan ganadero sin reapertura de exportaciones

Entidades del agro le enviaron una carta al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en la cual consideran que para desarrollar un plan ganadero se debe concretar primero la «eliminación de toda restricción» a las exportaciones de carne.

La nota lleva la firma de la Sociedad Rural, Coninagro, Federación Agraria, Mesa de las Carnes, Asociación de Productores Exportadores Argentinos, Consorcio ABC, Cámara Argentina de Feedlot y Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y Derivados.

“Nos ponemos en contacto con usted con el fin de hacerle llegar los lineamientos y/o pautas a tener en cuenta al momento de elaborar un Programa Ganadero Nacional, que permita impulsar el desarrollo del sector en particular, la creación de empleo y actividad económica en general. En este sentido, consideramos imprescindible la eliminación de toda restricción al comercio exterior de carnes bovinas, tales como las impulsadas en el Art.1 y 2 del Decreto de la referencia (que cuotificó las exportaciones de carne), y a partir de esta señal, poder volver a recrear las condiciones de confianza necesarias, para generar un horizonte de negocios estable, con reglas de juego previsibles y congruentes con las condiciones que se requieren para impulsar la inversión, el empleo y la productividad del sector”, manifiesta la nota.

Éstos son los principales lineamientos del plan ganadero:

  • Exportaciones sin restricciones y abiertas a todos los actores (sin Roes, sin cupos y sin DJEC, sin suspensiones de cortes determinados que alteran el abastecimiento de mercados tradicionales e impiden optimizar la integración de la media res).
  • Nueva ley federal de carnes que genere un mínimo común de status sanitario en todas las provincias y municipios, hasta que se alcance el objetivo. Requiere coordinación de todas las jurisdicciones para el cumplimiento y control de la normativa sanitaria, comercial, laboral y ambiental.
  • Mejorar el control fiscal y laboral, con sistematización de las cajas negras, cumplimiento del Remito Electrónico de Carnes, entre otras.
  • Régimen tributario específico para los puntos de ventas minoristas.
  • Generar un esquema de subsidio a demanda para mejorar el acceso del consumidor. Por ejemplo, reintegro al IVA mediante la Tarjeta Alimentar.
  • Ampliar la oferta de carnes al consumidor argentino a disposición en los puntos minoristas: cortes de cerdo, cortes ovinos y otras carnes.
  • Simplificar los procesos de guías ganaderas en todo el país.
  • Mayor control sobre las denominadas cooperativas de trabajo, que constituyen formas encubiertas de sortear la normativa laboral.
  • Aumentar el peso medio de faena y cambiar el esquema de distribución por media res.
  • Eliminar/reducir los impuestos que desincentivan la inversión, como Derechos de Exportación, Ingresos Brutos, Impuesto a los débitos y créditos bancarios, sumando la amortización acelerada, devolución de IVA de exportaciones e inversiones, etc.
  • Mejorar los procesos de prevención del delito rural, como el abigeato.
  • Desarrollar una estrategia de inserción internacional inteligente de todas las carnes, que diversifique y amplíe los acuerdos, como México, Corea del Sur, Singapur, Estados Unidos, Reino Unido y Japón, entre otros.