Rodríguez Saá desmitió a la ministra de Salud sobre la compra de vacunas y reconoció que todo el gabinete fue vacunado

El mandatario provincial dijo que no sabía cómo hacer para comprar vacunas, mientras Silvia Sosa Araujo informó días atrás que «tenían todas las intenciones de hacerlo» y que no se compraban, debido a las demoras que tendría la adquisión de dosis.

Ocurrió durante una engañosa conferencia de prensa realizada en Villa Mercedes. Allí, Rodríguez Saá simuló contestar las preguntas de los periodistas, pero sólo se limitó a hablar de los temas que sólo a él le interesaba exponer.

Una de las consultas, previamente informadas al Programa Medios del Gobierno provincial, estaba relacionada con el tema de las vacunas, concretamente con la compra de dosis por parte de la Provincia.

Rodríguez Saá afirmó «nos resulta casi imposible que San Luis pueda comprar vacunas, no conozco cómo, si me dicen cómo y adonde, las compramos. No tenemos ninguna oferta ni posibilidad de comprar vacunas», aseguró.

De esta manera, el Gobernador contradijo a la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo, que días atrás manifestó que la intención de comprar vacunas estaba, pero «la demora sería de dos años». En ese sentido, la responsable de la cartera sanitaria aseguró que para obviar ese tiempo de espera, se «tendrían que comprar 6 millones de dosis por provincia» y eso sería «imposible para una población total de 508 mil habitantes».

Las declaraciones de Sosa Araujo fueron realizadas al finalizar la inauguración de la obra civil del Hospital Ramón Carrillo, el viernes 23 de abril pasado. Ese día, luego del acto, la ministra tuvo un breve contacto con la prensa y allí aseguró que «todas las intenciones están».

Vacunación de Privilegio

Durante meses, la prensa, legisladores y la comunidad en general nos preguntamos quiénes tuvieron el privilegio de vacunarse primero, aun sin estar entre el personal esencial o tener alguna patología de base que lo ubicara en algún grupo de riesgo. Mientras médicos, enfermeros, docentes, mayores de 60 años con distintas enfermedades esperaban su turno, el «personal estratégico cercano al gobernador» ya habían recibido sus dosis y el listado jamás se transparentó.

Cuando parecía que esa pregunta nunca iba a ser respondida por las autoridades provinciales, más de uno quedó sorprendido con el sincericidio de Rodríguez Saá este lunes.

«Me aplique la vacuna y vacunamos a todo el gabinete y a los funcionarios nacionales… Lo quisimos hacer para dar el ejemplo, a nadie se lo obligó. Todos quisieron vacunarse», afirmó el Gobernador durante el encuentro con los periodistas, al que montaron como una conferencia de prensa, que no fue tal.

En ese sentido dijo que «estaba contento» con la campaña de vacunación, que se esta «haciendo con amor» y que «nadie se queja».

De esa manera, el primer mandatario dejó en claro, lo que todos querían saber, el vacunatorio de privilegio existió en la Provincia y los primeros beneficiados fueron los funcionarios provinciales, nacionales y también los miembros de la Corte local.