Un culpable para tanto fracaso

A pesar de la fuerte campaña publicitaria del gobierno y el discurso de los funcionarios buscando culpar del incumplimiento de las medidas sanitarias de los contagiados con COVID como los principales responsables del imparable crecimiento estadístico de Coronavirus en la provincia, la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo, reconoció que solo el 5.5% de los casos activos en toda la provincia, habrían incumplido con el aislamiento en los últimos 15 días.

Lo cierto es que después de haber culpado el comité de crisis a quienes no informaban quienes eran sus contactos estrechos, el gobierno de Rodríguez Saá busca culpar por toda la situación de descontrol sanitario, intentando transmitir la idea de que nadie cumple con las medidas. Si solo el 5% lo incumple, quiere decir que el 95% de los ciudadanos son responsables y cuidadosos.

En declaraciones brindadas a Canal 13, Sosa Araujo aseguró que en los últimos 15 días, sobre un promedio de casi 8.000 contagiados activos en la provincia, 440 habían salido de su domicilio a realizar alguna compra. El dato lo tendrían a partir de la aplicación Trazar. Lo que no explica la ministra es que seguimiento hicieron sobre ese 5% de los ciudadanos que incumplieron el aislamiento y si había razones para que esto suceda (se desconoce si parte de esa población tiene o no quienes los asistan).

Ahora bien, si al ingresar a un negocio, solicitan nuestro DNI, lo escanean y requieren nuestro número de teléfono, ¿Por qué el gobierno sigue siendo ineficiente en el control y asistencia de los contagiados?. ¿Para que piden los datos en cada comercio, si después nadie realiza el análisis de esa información?, o lo que es mucho más peligroso ¿Qué hace el gobierno con los datos de los ciudadanos que recolectan sobre nuestros pasos, cada vez que entregamos nuestros DNI?.

La aplicación guarda información reservada sobre nuestros movimientos, conocen cada día y horario en que fuimos al supermercado, bares o restaurantes, comercios de cercanía, a una pinturería o ferretería, si visitamos locales de venta de ropa o cualquier otro comercio radicado en cada ciudad sanluiseña.

Toda esa información está a disposición del Comité de Crisis provincial y del gobierno que encabeza Alberto Rodríguez Saá. Si no usan esa base de datos para realizar la trazabilidad de cada contagiado. ¿Qué hacen con la información sensible que tienen de cada uno de nosotros?

Todos los días y en diferentes frentes queda en evidencia que el Gobierno no da pie con bola en el manejo de la pandemia. Según la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo, a través de la aplicación Trazar en las últimas dos semanas se comprobó que 440 contagiados salieron de sus domicilios e incumplieron el aislamiento. El dato revela que el Gobierno va detrás del problema.

A 14 de meses de la pandemia la gestión de Rodríguez Saá no cuenta con un plan o un sistema que dé respuesta a tiempo y alerte sobre la violación de los protocolos por parte de los enfermos al salir del aislamiento.

El Gobierno hace gala de la tecnología y premios que son más útiles para el marketing que otra cosa. La compra de cámaras termométricas tuvo todos los indicios de un affaire. Cuenta con un ministerio de Ciencia y Tecnología, la Universidad de La Punta y el Data Center que tienen el tesoro abierto para la demanda insaciable de fondos.

Con todo no ha logrado generar una herramienta. Debió pedirle la aplicación a la Universidad Nacional de San Luis. La app Trazar que recolecta y almacena datos personales para luego entrecruzarlos con los registros epidemiológicos, no es el problema.

Aporta la cantidad de ciudadanos que pueden estar incumpliendo con la cuarentena y que circulan. Pero mientras tanto, la cadena de contagios sigue. Cuando un ciudadano ya infectado que debe realizar de forma obligatoria el aislamiento, ingresa a un comercio y se le toma la información del DNI, no se alerta en ningún momento la condición de salud.

Entonces problema es que el Gobierno no formuló un plan o un sistema capaz de estar un paso adelante para resolver lo que justamente denuncia. “Actualmente, tenemos ocho mil casos activos en la provincia. Y si de estos ocho mil, con la aplicación Trazar ya detectamos 440, pero si hubo otras personas que han circulado y a las que no se les hizo esta trazabilidad, podemos entender dónde está la cadena de contagios en la provincia. Es aquí donde tenemos que apelar a la responsabilidad, al compromiso. Si somos positivos debemos quedarnos en nuestras casas lo mismo que sus contactos estrechos. Todos ellos deben estar aislados en sus casas. Es algo que nos preocupa mucho”, dijo la funcionaria ajustándose al discurso oficial de transferir la culpa a la sociedad.

El Estado, a través del Comité de Crisis, tiene un banco de registro de los pacientes enfermos, contactos estrechos y la gente que va a algún lugar con obligación de registrar la trazabilidad. Pero si esos datos no se administran de una manera que permita neutralizar el problema, implica que no hay una gestión eficiente.

La app es la principal arma que dispone el Gobierno para combatir la expansión del virus. Incluso, la obligatoriedad de su uso ha derivado en elevadas multas para aquellos negocios que no la tengan.

“Para nosotros es muy importante el estricto cumplimiento de la aplicación Trazar. Nos sirvió muchísimo la implementación y necesitamos que la gente la siga utilizando”, apeló Sosa Araujo en una entrevista en Canal 13 el viernes al poner en práctica el formato de comunicación de medidas.

Desde el comercio dan cuenta de diferentes consideraciones en la utilización diaria como por ejemplo que nunca se informó los resultados o estadísticas para trabajar y mejorar. “Vemos que puede ser muy útil, ser una medida buena, pero no está bien usada”, sostuvieron referentes del sector privado.

Junto a este planteo advirtieron que el control en el uso no es el mismo para todos. Mientras ellos son multados por no tenerla, organismos gubernamentales se manejan con un cuaderno para cargar la información de la gente. Esa desigualdad en los criterios no está bien vista. Inclusive se sabe que el Gobierno fue consultado sobre la detección inmediata de personas con coronavirus a través de la app, pero los funcionarios aseguraron que no se va a implementar.

¿Por qué se habla de la importancia de cortar la cadena de contagios? Porque la cantidad de casos activos no para de crecer. De los 1541 que existían hace dos meses, crecieron en abril a 6921 y a 7997 para este domingo. La segunda ola agravó la situación sanitaria a tal punto de verse superado el sistema de salud.